Un futuro en el aire

El nuevo proyecto de Google promete acercarnos más a Minority Report que nunca, un futuro en el que gesticularemos para subir el volumen o apagar las luces.

 

Un promesa que ya nos hizo Microsoft con su Kinect y que lleva ya presente años.

Bill Gates dijo hace tiempo que en el futuro los puestos del “trabajador del conocimiento” parecerían sacados de ciencia ficción, y que en lugar de ratón y teclado estaríamos usando reconocimiento de lenguaje y pantallas táctiles: una predicción con la que se ha ido equivocando en sucesivas ocasiones.

No sé hasta qué punto se cumpliará o esta tecnología se integrará, los cambios de interfaz han demostrado ser complicados, aunque no imposibles (las pantallas táctiles acabaron con los teclados físicos).

Así que aunque el futuro siga siendo imposible de adivinar, parece que está un poco más cerca: