Un análisis del modelo de negocio de LinkedIn y sus perspectivas de futuro

Al hablar de redes sociales Facebook se lleva toda la atención: 900 millones de usuarios, una reciente (y no muy exitosa) salida a bolsa y  un fundador que protagoniza películas. Twitter no suele faltar (aunque no sea una red social) y a veces, que no siempre, aparece LinkedIn: la red profesional.

Forbes ha elaborado un reportaje completísimo sobre LinkedIn en el que su CEO actual (Jeff Weiner) habla de cómo LinkedIn será relevante en los próximos años. Su objetivo:

Connecting talent and opportunity at massive scale

Una frase que recuerda bastante a la misión de Facebook: un mundo más abierto y conectado. Y una base de datos segmentada. Se puede discutir sobre la veracidad de los datos (si se miente en los CVs tradicionales, en LinkedIn la cosa puede pasar a mayores), pero ésa es otra historia.

El valor está en los datos

En el mundo de las redes sociales los modelos de negocio parecen pasar, sí o sí, por la publicidad. El 85% de los ingresos de Facebook provienen de ahí. Cuando Weiner llegó a LinkedIn el objetivo estaban empeñados en el pago de cuentas premium de 9,95$ mensuales.

Pero, ¿quién está interesado realmente en pagar por una base de perfiles profesionales segmentada? Las firmas de recruiting, headhunting y departamentos de Recursos Humanos. El valor entregado aquí es mucho mayor. Y el precio: 8.200$ al año.

El producto somos nosotros, los usuarios. En el centro de su estrategia está el extraer el valor de los más de 160 millones de usuarios registrados.

El Modelo de Negocio de LinkedIn
El Modelo de Negocio de LinkedIn: los datos de sus usuarios

Pero tampoco tenemos que vernos como ganado desvalido: ser el producto en LinkedIn puede implicar que un día te llamen para ofrecerte el trabajo de tu vida. Más allá del debate de “convertirnos en producto”, hay que ver la, al menos teórica, facilidad que se nos ofrece para buscar nuevos horizontes.

LinkedIn frente a Facebook

Las comparaciones serán odiosas, pero inevitables. Como decíamos al principio, no se puede nombrar a LinkedIn sin hablar de Facebook.

¿La realidad? Aunque Zuckerberg tiene más amigos, los de LinkedIn son más pudientes.

Facebook frente a Linkedin
Facebook tiene más de 5 veces más usuarios. Pero LinkedIn ingresa unas 21 veces más por usuario/hora que Facebook.

Cada usuario registrado ya tiene un valor: en Facebook sólo ganan dinero con nosotros si estamos conectados y podemos hacer click (aunque sea por accidente) en un anuncio.

Por eso no es tan importante que en Facebook los usuarios pasen de media más de 6 horas y en LinkedIn ni 20 minutos: la caja suena aunque no nos conectemos.

El vendedor es el rey

Normalmente el ingeniero es el rey en cualquier empresa de Sillicon Valley. Pero aquí lo importante es vender. La plataforma es, obviamente, crítica, pero Weiner tiene claro que todo lo que invierte en el departamento comercial le sale rentable: casi el 95% de sus grandes cuentas renueva anualmente. Y son clientes que tras un período de formación no requieren de excesiva atención.

Cada cliente ganado (ni idea del LTV que tendrán) es todo un éxito.

Gasto en marketing y ventas de LinkedIn frente a Facebook, Google y Microsoft
LinkedIn se gasta más del doble que Facebook y casi el triple que Google en marketing y ventas

Construyendo el grafo económico

Casi al final del reportaje, y muy conectado con el objetivo que citaba al principio, aparece algo realmente ambicioso:

Conectar todas las vacantes que se necesiten con el talento disponible a nivel global

Un grafo económico que encontraría la media naranja profesional de cada uno. Algo un tanto utópico en mi opinión: ni hay libre movimiento de personas entre países, ni mucha gente estaría dispuesta a trabajar en cualquier parte. Alguien podrá decir que para algo está el teletrabajo: pero creo que nos queda bastante para que sea una opción viable en trabajos “tipo oficina”. Y mucho menos en trabajos de naturaleza manual, claro.

Internacionalización: muchos usuarios, no tan rentables

El 60% de los miembros de LinkedIn son de fuera de EE.UU. Pero generan sólo el 36% de los ingresos. Desarrollar la fuerza comercial que ya deben tener en EE.UU. no será fácil, sin contar con que no todos los países adoptan nuevas plataformas al mismo ritmo.

LinkedIn: la mayor fuente de ingresos siguen siendo los usuarios americanos

Pero teniendo en cuenta el porcentaje de usuarios internacionales, si consiguen alcanzar un nivel de ingreso por usuario similar al que tienen ya en EE.UU. el crecimiento se disparará.

En cualquier caso, parece que se impone en las redes sociales profesionales el “estilo Facebook” (un gran actor global, con algunos competidores locales fuertes como Xing, o especializados en sectores verticales).

Algo que parece normal: una red global aporta ciertas economías de escala a la hora de buscar empleo o conectar con los perfiles que nos interesen.

No estaremos en el mismo trabajo para siempre

Cuando estaba terminando el instituto, el orientador (un señor que te “preparaba” para la idea de ir a la Universidad y/o buscar trabajo) ya nos decía: “este mundo no es como el de vuestros padres. No estaréis en el mismo trabajo para siempre”

Es ésta realidad la que da toda su razón de ser a LinkedIn: las empresas se han vuelto infieles. Ser fiel a una empresa, sin cultivar nuestra marca personal o estar abierto a nuevas opciones, es casi como estar casado con alguien a quien no importamos demasiado: en algún momento nos la jugará.

Tener un perfil de LinkedIn (o un blog profesional) ya no se ve como una señal de “estoy buscando trabajo”:  más bien es algo lógico, casi prudente, sobre todo en los tiempos que corren.

Está por ver si servirá de algo a la hora de “romper fronteras” o se quedará en el postureo (algo ridículo a veces) que a veces tanto abunda. Pero sí parece un negocio con grandes perspectivas de crecimiento.

Fuente: Todos los gráficos usan como fuente el reportaje de Forbes (que a su vez coge datos ComsCore). También es recomendable este post de Simply Zesty.

LinkedIn y Fortune 500

La nueva aplicación de Fortune, usando la API de LinkedIn, es una de esas mezclas que tienen buena pinta desde el principio, aunque sólo sea por el nombre.

Si Gist pone en contexto social a los contactos de nuestra bandeja de entrada, Fortune 500 Web App nos trae la unión de los datos de Fortune (datos financieros, noticias sectoriales y demás) con los contactos de sus empleados e LinkedIn, poniendo así una simple lista de contactos en un contexto determinado. Una herramienta perfecta para comerciales en la que pueden crear sus listas de prospects, seguirlas, enriquecerlas (Twitter y otros datos) y compartirlas. En el vídeo detallan su funcionamiento:

¿Pegas? Está completamente enfocada al mercado estadounidense.

Además, es de pago. Lo que también es una muestra más de que es posible encontrar fuentes alternativas para monetizar una red social que vayan más allá de la publicidad (al menos en entornos profesionales). No sé cómo compartirán los ingresos (si lo hacen), pero en LinkedIn parecen encantados con la idea.

Un acuerdo más entre un gran grupo de medios tradicionales y una plataforma social. En este caso, con todo el sentido del mundo y que enriquece la experiencia de uso.

Si queréis probar la aplicación (la versión básica es gratis, para la premium tenemos 14 días de prueba)  podéis registraros aquí. Por cierto, curioso que no deje entrar directamente con LinkedIn: los de Fortune 500 no iban a renunciar a controlar la base de datos de suscriptores.

Vía | Simplyzesty