Estrategia de contenidos y el rediseño de Facebook: un par de posts

Hoy he publicado un par de posts (escritos en realidad hace una y dos semanas respectivamente) que en el fondo están bastante relacionados.

  • El último rediseño de Facebook y las implicaciones que tendrá en las páginas de empresa, en Mis Apis por tus Cookies
  • La importancia de una estrategia de contenidos en Marketing Semanal . Post escrito en parte para “promocionar” mi curso de Foxize.
  • Ambas cosas relacionadas como decía: porque no se puede dejar tanto control en manos de terceros, al menos no si no queremos llevarnos desagradables sorpresas.

    En otro orden de cosas, esta es la primera (seguramente la última) entrada que escribo desde el iPad: aunque comprara un teclado, no es lo mismo. Sí, se escribe bastante bien, pero buscar enlaces, copiar, pegar y otras tareas mundanas son bastante más incómodas. Vamos, se puede, pero se pierde más tiempo.

    Zynga y el ¿ocaso? de los juegos sociales

    Hablar de juegos sociales nos lleva a hablar de Zynga: una de las empresas “insignia” del sector, que con su Farmville (copia de Farmtwon) hizo que unos cuantos perdiéramos unas cuantas horas de nuestra vida.

    Hace unas dos semanas llegaba gracias a Versvs a este post de Ars Technica en el que se hablaba del desplome de las acciones de Zynga: del pico de más de 14$ en marzo a menos de 3$. Los dividendos se quedaban en un centavo por acción, las previsiones estaban en 6.

    Y claro, la caída en desgracia de “una de las grandes” ha servido a muchos para pronosticar el fin de los “juegos sociales”. Paso a paso:

    La caída de Zynga

    Algunos ideas que explican la situación:

    • Dependencia Facebook. A pesar de los intentos de diversificación no parece que hayan sabido ni desarrollar una plataforma propia ni alcanzar un nivel de popularidad semejante en otras plataformas (Google Plus, Yahoo!). Los juegos de Zynga se “venden” todos en la misma cadena de supermercados. Y el que tiene la gran superficie, manda. Facebook no es un socio fiable, ya pasó con The Guardian.
    • Plagios en cadena. Constantes demandas. Desde la lamentable copia de Tiny Tower (en Zynga eran casi 3.000, copiaron a una empresa de 3 personas) al más reciente, y serio, asunto con EA: la inspiración en The Sims era demasiado obvia.
    • Caída en el número de usuarios activos. El camino de “optimización constante” no es suficiente. La innovación basada en mejoras incrementales sobre la misma base y el lanzamiento de juegos similares tiene un límite: la misma idea cansa.
    • ¿Ambiente de trabajo? Por lo que se cuenta, no parece la mejor empresa en la que trabajar.
    • Barreras de entrada bajas. Mecánicas fácilmente replicables, con barreras tecnológicas no elevadas. El volumen y el efecto red parecen la tabla de salvación, pero si han podido desbancar a muchos “pequeños” así, ¿no les acabará tocando a ellos? ¿No acabarán este tipo de juegos convertidos en commodity?
    • Son débiles en el móvil. En esto parecen seguir la estela de Facebook. ¿Por qué? En Quora (sí, de vez en cuando entro por ahí) tienen un hilo muy interesante al respecto. Algunas de las claves son que llegan tarde y son demasiado grandes para ser ágiles. La compra de OMGPop intenta resolver este problema.
    • Dependencia excesiva de Facebook. Volvemos al principio: buena parte de la caída de usuarios se atribuye a que el nuevo diseño de Facebook dificulta la difusión de las notificaciones que tanto usaban los de Zynga. Sin una alternativa real, ¿qué se puede esperar en el futuro?
    Destacaría especialmente el tema de Facebook: el cambio al nuevo Timeline parece haber jugado un papel importante. Y aquí también me llama la atención el papel tan relevante de Facebook como plataforma. Adrián Segovia ha dicho muchas veces que Google es importante porque un cambio en su algoritmo puede hundir negocios. A pequeña escala está pasando lo mismo. Que sea algo creciente o una mera excepción ya es otra historia, pero:

    “Facebook made a number of changes in the quarter,” […] “These changes favoured new games. Our users did not remain as engaged and did not come back as often.”  John Schappert (COOde Zynga, ex-EA, posiblemente despedido).

    Fuente: Eurogamer.

    ¿Juegos “sociales”?

    ¿Es un modelo agotado? En muchas aspectos (si hablamos de los “tipo Farmville”) diría que sí. En otros, pues depende: los juegos sociales (que básicamente lo reducimos a juegos en Facebook) pueden dar mucho más de sí.

    Lo que sí parece agotado es el modelo de optimización perpetua de Zynga: más juegos, con pequeños cambios, lanzados como churros y con una innovación y creatividad casi nula: modelos fácilmente replicables, en los que el componente creativo es mínimo y lo único que importa es optimizar la experiencia para agradar a corto plazo al usuario.

    Tratar a los jugadores como ratones con los que hacer experimentos puede funcionar un tiempo: pero tiene un límite.

    El principal problema es que éstas mecánicas excesivamente simplistas sólo parecen funcionar con los jugadores poco habituales (casual), menos fieles y con un interés generalmente temporal. Curiosa la comparación de Tadgh Kelly en TechCrunch con la crisis de Atari de los 80:

    Long story short, the fundamental problem remains that the business model of social games is hollow because the value it provides is poor. Different providers compete against each other to look good (not unlike most other game sectors), but equivalent value is not the same thing as actual value. That’s the same trap that Atari fell into

    Zynga podría convertirse en otro de esos “blufs”: de ingresos extraordinarios a perspectivas de futuro dudosas. No han sido capaces de desintermediarse, ni de diversificar. Las presiones de salir a bolsa les fuerzan a un ritmo que puede evitar cambios “de verdad”.

    En sectores en los que la creatividad es necesaria, dejarlo todo a la “optimización basada en los datos” no parece suficiente: sí, es necesario y positivo, pero sigue haciendo falta un poco de arte.

    Imagenclevercupcakes

    Un análisis del modelo de negocio de LinkedIn y sus perspectivas de futuro

    Al hablar de redes sociales Facebook se lleva toda la atención: 900 millones de usuarios, una reciente (y no muy exitosa) salida a bolsa y  un fundador que protagoniza películas. Twitter no suele faltar (aunque no sea una red social) y a veces, que no siempre, aparece LinkedIn: la red profesional.

    Forbes ha elaborado un reportaje completísimo sobre LinkedIn en el que su CEO actual (Jeff Weiner) habla de cómo LinkedIn será relevante en los próximos años. Su objetivo:

    Connecting talent and opportunity at massive scale

    Una frase que recuerda bastante a la misión de Facebook: un mundo más abierto y conectado. Y una base de datos segmentada. Se puede discutir sobre la veracidad de los datos (si se miente en los CVs tradicionales, en LinkedIn la cosa puede pasar a mayores), pero ésa es otra historia.

    El valor está en los datos

    En el mundo de las redes sociales los modelos de negocio parecen pasar, sí o sí, por la publicidad. El 85% de los ingresos de Facebook provienen de ahí. Cuando Weiner llegó a LinkedIn el objetivo estaban empeñados en el pago de cuentas premium de 9,95$ mensuales.

    Pero, ¿quién está interesado realmente en pagar por una base de perfiles profesionales segmentada? Las firmas de recruiting, headhunting y departamentos de Recursos Humanos. El valor entregado aquí es mucho mayor. Y el precio: 8.200$ al año.

    El producto somos nosotros, los usuarios. En el centro de su estrategia está el extraer el valor de los más de 160 millones de usuarios registrados.

    El Modelo de Negocio de LinkedIn
    El Modelo de Negocio de LinkedIn: los datos de sus usuarios

    Pero tampoco tenemos que vernos como ganado desvalido: ser el producto en LinkedIn puede implicar que un día te llamen para ofrecerte el trabajo de tu vida. Más allá del debate de “convertirnos en producto”, hay que ver la, al menos teórica, facilidad que se nos ofrece para buscar nuevos horizontes.

    LinkedIn frente a Facebook

    Las comparaciones serán odiosas, pero inevitables. Como decíamos al principio, no se puede nombrar a LinkedIn sin hablar de Facebook.

    ¿La realidad? Aunque Zuckerberg tiene más amigos, los de LinkedIn son más pudientes.

    Facebook frente a Linkedin
    Facebook tiene más de 5 veces más usuarios. Pero LinkedIn ingresa unas 21 veces más por usuario/hora que Facebook.

    Cada usuario registrado ya tiene un valor: en Facebook sólo ganan dinero con nosotros si estamos conectados y podemos hacer click (aunque sea por accidente) en un anuncio.

    Por eso no es tan importante que en Facebook los usuarios pasen de media más de 6 horas y en LinkedIn ni 20 minutos: la caja suena aunque no nos conectemos.

    El vendedor es el rey

    Normalmente el ingeniero es el rey en cualquier empresa de Sillicon Valley. Pero aquí lo importante es vender. La plataforma es, obviamente, crítica, pero Weiner tiene claro que todo lo que invierte en el departamento comercial le sale rentable: casi el 95% de sus grandes cuentas renueva anualmente. Y son clientes que tras un período de formación no requieren de excesiva atención.

    Cada cliente ganado (ni idea del LTV que tendrán) es todo un éxito.

    Gasto en marketing y ventas de LinkedIn frente a Facebook, Google y Microsoft
    LinkedIn se gasta más del doble que Facebook y casi el triple que Google en marketing y ventas

    Construyendo el grafo económico

    Casi al final del reportaje, y muy conectado con el objetivo que citaba al principio, aparece algo realmente ambicioso:

    Conectar todas las vacantes que se necesiten con el talento disponible a nivel global

    Un grafo económico que encontraría la media naranja profesional de cada uno. Algo un tanto utópico en mi opinión: ni hay libre movimiento de personas entre países, ni mucha gente estaría dispuesta a trabajar en cualquier parte. Alguien podrá decir que para algo está el teletrabajo: pero creo que nos queda bastante para que sea una opción viable en trabajos “tipo oficina”. Y mucho menos en trabajos de naturaleza manual, claro.

    Internacionalización: muchos usuarios, no tan rentables

    El 60% de los miembros de LinkedIn son de fuera de EE.UU. Pero generan sólo el 36% de los ingresos. Desarrollar la fuerza comercial que ya deben tener en EE.UU. no será fácil, sin contar con que no todos los países adoptan nuevas plataformas al mismo ritmo.

    LinkedIn: la mayor fuente de ingresos siguen siendo los usuarios americanos

    Pero teniendo en cuenta el porcentaje de usuarios internacionales, si consiguen alcanzar un nivel de ingreso por usuario similar al que tienen ya en EE.UU. el crecimiento se disparará.

    En cualquier caso, parece que se impone en las redes sociales profesionales el “estilo Facebook” (un gran actor global, con algunos competidores locales fuertes como Xing, o especializados en sectores verticales).

    Algo que parece normal: una red global aporta ciertas economías de escala a la hora de buscar empleo o conectar con los perfiles que nos interesen.

    No estaremos en el mismo trabajo para siempre

    Cuando estaba terminando el instituto, el orientador (un señor que te “preparaba” para la idea de ir a la Universidad y/o buscar trabajo) ya nos decía: “este mundo no es como el de vuestros padres. No estaréis en el mismo trabajo para siempre”

    Es ésta realidad la que da toda su razón de ser a LinkedIn: las empresas se han vuelto infieles. Ser fiel a una empresa, sin cultivar nuestra marca personal o estar abierto a nuevas opciones, es casi como estar casado con alguien a quien no importamos demasiado: en algún momento nos la jugará.

    Tener un perfil de LinkedIn (o un blog profesional) ya no se ve como una señal de “estoy buscando trabajo”:  más bien es algo lógico, casi prudente, sobre todo en los tiempos que corren.

    Está por ver si servirá de algo a la hora de “romper fronteras” o se quedará en el postureo (algo ridículo a veces) que a veces tanto abunda. Pero sí parece un negocio con grandes perspectivas de crecimiento.

    Fuente: Todos los gráficos usan como fuente el reportaje de Forbes (que a su vez coge datos ComsCore). También es recomendable este post de Simply Zesty.

    El nuevo Facebook tras el F8

     

    El pasado jueves 22 Zuckerberg volvió a sorprender con la enorme cantidad de novedades que lanzaron en el F8.

    • Perfiles totalmente renovados. El nuevo timeline te permite acceder a toda tu vida en Facebook de forma muy visual y sencilla. “Toda tu vida” queda reducido a los años que lleves en Facebook, pero hasta podemos incluir fotos de nuestro nacimiento.
    • Mezcla de tiempo real y notificaciones destacadas. En el ticker (una pequeña ventana en la esquina superior derecha) podemos ver la actividad en tiempo real de nuestros contactos. Desde la música que están escuchando (reminiscencias del Messenger y su sincronización con Media Player, como comentó Sonia Sanz), pero grandes posibilidades para conectar con esos amigos a los que el EdgeRank deja enterrados. El ruido que habrá en el ticker promete ser importante, todo hay que decirlo.
    •  Evolución de nombres a verbos: acciones complejas para las aplicaciones. La excesiva simplicidad del “me gusta” pudo ser su mejor aliado, pero ahora buscan la evolución. La flexibilidad del nuevo OpenGraph nos permite “cocinar”, “ver” o “jugar”. Una vez más, Facebook se inspira en cosas como Miso o GetGlue.

    ¿Qué pretende Facebook?

    • Que pasemos más tiempo en Facebook. Las reflexiones que ya comienzan a ser clásicos de “Facebook se come Internet” o “Facebook como el nuevo AOL” van por esa línea. Un jardín vallado en el que pasemos la mayor parte del tiempo que estamos en Internet.
    • Que le demos más datos. Nuestras conexiones van más allá de “ser amigos” o que “nos guste algo”. Constituirse en el centro de todas las conexiones le da más valor. Facebook quiere ser el conector de nuestras acciones. Online y offline.
    • Fortalecer su posición como plataforma. A Zuckerberg le encantaría que para entrar a Hulu o Spotify primero pasáramos por Facebook, que consumiéramos las noticias en Facebook y que jugáramos desde Facebook.
    • No ser aburrido. Una crítica que se le venía haciendo desde hace tiempo. Si la gente se aburre, se va. Que estas novedades sirvan para entretener “al usuario medio” es otra historia.

    Lo que le sigue faltando a Facebook

    • El centro de la experiencia de Facebook siguen siendo tus amigos y contactos. No está mal, pero a veces queremos conocer “a gente nueva”. No hablo de propuestas como las de Badoo o AshleyMadison, más bien en la línea de tagged, que busca conectarte con gente que no conoces por intereses.
    • Facebook significa ocio lightConseguir que los 800 millones de usuarios que tienen ahora lo usen también para algo más que chatear y cotillear las fotos de sus amigos no es fácil. Una cosa es que todos los geeks nos emocionemos pensando en lo interesante que es poder crear acciones como “estoy corriendo en el parque del Retiro” (siendo El Retiro un objeto social en el que podemos acceder a las personas que están por ahí en el momento, leyendo o jugando) y otra que Manolo entienda de qué va eso (o que le interese). Simplificar los accesos a las aplicaciones mitiga este problema, pero no lo elimina.
    • Respeto por la privacidad. Los nuevos perfiles nos dejan ver mucho de una persona en muy poco tiempo. Muchos usuarios no se enterarán de que el resto de sus contactos pueden ver la música que escuchan en Spotify hasta que se rían de ellos por escuchar a Melody. Cuando los cambios estén para todo el mundo veremos muchas historias divertidas.
    Veremos cómo sale la jugada. En el F8 dejaron claras sus intenciones. A Facebook no siempre le salen bien los planes, pero demuestran que son capaces de buscar nuevas formas para evitar convertirse en un actor irrelevante en la Web. De hecho, parece que lo que quieren es ser la Web.

    HootSuite lanza su versión en español y nos muestra datos del mercado hispanohablante

    Ya he hablado en alguna otra ocasión de HootSuite por aquí, y hasta hicimos una entrevista a Dave Olson en TcBlog. Para los que no lo conozcan, se trata de un magnífico gestor de redes sociales que nos permite el uso de funciones avanzadas (programación, gestión de equipos, asignación de tareas, etc.), cuenta con un buen panel de estadísticas y tantas otras bondades.

    Y aunque últimamente debo reconocer que uso más CoTweet, sigo guardándole un cariño especial al búho: entienden a la perfección las necesidades de las agencias del sector (no en vano HootSuite nació en el seno de una de ellas) y creo que tienen un gran producto que no para de mejorar y añadir novedades.

    Ahora lanzan su versión en español, que han traducido con un sistema cada vez más habitual: el crowdsourcing, con su Translation Project. Aunque me parece una buena idea, la verdad es que no soy muy amigo del concepto de traducir gratis para empresas con ánimo de lucro, pero los resultados están ahí.

    Aprovechando el lanzamiento de la versión en español, los chicos de HootSuite han elaborado una infografía que resume algunos de los principales hitos de la plataforma:

    Infografría del uso de Hootsuite en el mundo hispanohablante
    El búho multilingüe
    • No nos dan números absolutos de usuarios, pero el país con más peso es España, con un 33% del total de hispanohablantes y más de 5 millones de mensajes enviados, aunque los que más crecen son el Salvador, Venezuela y Honduras. Además, el crecimiento es superior en países con el español como primer idioma.
    • Los Mexicanos son los más activos enviando mensajes. Curioso analizar este dato: los españoles en proporción somos de los que menos mensajes enviamos. No podemos sacar muchas conclusiones, porque existe un sesgo importante (sólo usuarios intensivos usan por lo general HootSuite) pero llama la atención.
    • Más de la mitad usa HootSuite para gestionar Twitter, seguido de un 34% que lo usa con Facebook (sólo un 10% para páginas). La presencia de otras redes es meramente testimonial.

    ¿Qué más me habría gustado saber? Pues por ejemplo:

    • Número total de usuarios por país.
    • Porcentaje de usuarios de pago y con qué paquete.
    • Número medio de mensajes publicados por plataforma.
    • Usuarios profesionales y no-profesionales.

    Unos datos que nos ayudarían a darnos cuenta, al menos en parte, del uso que se está dando desde las empresas a sus cuentas en medios sociales: si suponemos que la mayor parte de clientes/usuarios de HootSuite son profesionales conocer sus hábitos de uso nos aportaría información muy valiosa.

    Fuente | Blog de HootSuite

    FBML camina hacia su extinción: ¿alternativas?

    Actualización: han pasado años desde que Involver fue adquirido por Oracle y Wildfire por Google, si estás buscando herramientas que te ayuden en tu marketing echa un vistazo a esta lista (en inglés) o al directorio de AppCritic.

    A Rey muerto, Rey puesto: todavía no se ha extinguido del todo y ya tenemos alternativas a la clásica Static FBML.

    Las primeras de las que tengo noticia y que nos permiten, en teoría, cubrir el espacio de hacer pestañas sencillas (imágenes, texto) son las de Involver y Wildfire, dos desarrolladores muy bien posicionados y que parecen competir por ofrecernos alternativas cuanto antes.

    Involver nos trae Static HTML for Pages, mientras que Wildfire nos ofrece iFrame App for Pages, que será gratuita durante los próximos 3 meses (y en teoría, para siempre si la instalas ya).

    Ambas ofrecen más o menos lo mismo:

    • Imagen personalizable para la página.
    • Renderiza HTML estático, siguiendo los códigos de Facebook.
    • Permite personalizar el nombre.
    • Funcionalidad “Fan Gate”: que sea necesario hacer “like” para poder ver el resto del contenido. Algo que me parece un poco controvertido: ¿por qué voy a suscribirme sin saber de qué se habla?

    Está todo claramente explicado en los posts, así que ya sólo queda ponerse manos a la obra.

    Una reflexión final que no puedo dejar pasar: estar en plataformas ajenas tiene estos inconvenientes. Facebook cambia el diseño de las páginas y hay que adaptarse. Mata al FBML y tienes que buscar alternativas.

    ¿Hasta qué punto es bueno esto?

     

    Los “likes” como señal de relevancia, ¿por encima de los links?

    Media Httpfarm2static DHdgt Jpg Scaled500

    Desde que el mundo es mundo o, al menos, desde que Google lo decidiera, hemos tomado el número de enlaces como una de las variables más relevantes a la hora de medir el éxito de una web, de un post o de lo que fuera.

    Pero desde el “advenimiento de la web social” parece que alguno de estos pilares comienza a tambalearse. Al fin y al cabo, cada vez más granjas de links dificultan el correcto funcionamiento de buscadores. Y más aún, ¿quién emite esos juicios, quién pone links?

    No todos los usuarios linkan. Para linkar hay que tener un sitio en el que hacerlo, ¿qué pasa con todos esos usuarios sin blog ni web ni nada?

    Steve Rubel opina que los “me gusta” pueden ser una buena señal para medir el éxito del contenido. Más difícil de fingir que un link (habrá que ver, perfiles falsos existen a patadas). Una forma de que el contenido nos encuentre a nosotros, y no al revés. Yo añadiría a Twitter (como no, es difícil nombrar uno sin que el otro salga), al fin y al cabo, es otro mecanismo de recomendación (menos extendido y con mayor sesgo, de acuerdo)

    Pero, volviendo a la pregunta: ¿es una señal válida para medir el éxito el número de likes?

    Mi respuesta es sí, pero hasta cierto punto.

    ¿Hay algún sesgo? Pues según en qué canales se comparte el contenido nos da cierta idea del tipo al que pertenece: más tweets si es algo geek, más likes si es casual.
    Pero, ¿es Facebook lo más objetivo?

    Puede ser.

    Al fin y al cabo, todo el mundo está en Facebook. ¿O no?