El iPhone será (aún más) intermediario de noticias. Y ya (casi) nadie habla del RSS

Contenido maravilloso, de las mejores fuentes del mundo, personalizado para ti

Esa es más o menos la promesa de Apple: algo que hace tiempo hacía Flipboard o Zite (comprada por la primera) y antes hacía cualquier lector de RSS (Google Reader, sin ir más lejos. Bueno, justo ese ya no, pero hay otros muchos).

No está del todo bien expresado, porque, en realidad, cualquiera de esas aplicaciones sigue funcionando. La gran diferencia estriba en la capacidad de distribución de Apple: News será la nueva aplicación por defecto (adiós, quiosco).

¿El funcionamiento? El usuario elige una serie de medios de una lista (maravilloso tiene que ser estar en ella) y recibe el chorro de actualizaciones:

Para aparecer, basta con… Enviar el RSS. Vamos, igual que con Flipboard, porque al final la base sigue siendo la misma y lo que importa es la experiencia de uso. No repetiré eso de que “los lectores de RSS nunca supieron conectar con el usuario medio” porque… Es obvio (y de hecho yo hace tiempo que dejé de ser usuario habitual de los mismos). Pero es algo que me sigue dando qué pensar.

Al final, la mayor parte de la gente quiere elegir unas cuantas opciones de una lista cerrada y hacer un par de clics. No dedicar tiempo a una selección personal de verdad.

Más información en NiemanLab.

 

¿Qué tiene Apple?

Planteamiento del: “Efecto Sustitución”

manzanaauriculares

Si la semana pasada escribí sobre la aplicación que permite gestionar los servicios del hotel desde el iPhone, una vez más me veo obligado a hablar del archifamoso gadget de la manzanera, el aparato cool por excelencia que parece ser que todos quieren tener entre sus manos.

No es un análisis del producto ni nada por el estilo, si no de una mera observación que se me ocurrió hace poco y es algo a lo que me gustaría llamar “Efecto sustitución”.

La semana pasada nos reunimos con un proveedor para que nos mostrara las nuevas características de un producto que ahora no viene al caso, cuándo entre ellas, nos dijo: “Y todo se puede gestionar desde el Iphone”. Tras un momento de silencio, pregunté, “¿Por qué el iPhone?, ¿sólo desde ahí?”.

A lo que me respondió: “Bueno, no, en realidad desde cualquier teléfono con Internet”.

Exactamente el mismo caso que con Runtriz: una aplicación destinada a funcionar desde cualquier cacharro con acceso a Internet y que sin embargo intenta ofrecer la apariencia de estar diseñado para iPhone / iPod Touch.

¿Qué sentido tiene esto? ¿Qué será lo que tiene Apple?

Me parece impresionante el conseguir que la gente prefiera decir que algo funciona en iPhone a que lo hace desde cualquier smartphone o cualquier dispositivo con acceso a Internet.

Apple es capaz de generar tal “efecto cool” que sustituye al resto de dispositivos con acceso a Internet.

Y no, no es que me parezca mal, de hecho es algo encomiable, ¿pero no parece más deseable que las cosas funcionen desde cualquier sistema? ¿No es esa la gran ventaja de las aplicaciones basadas en la Web?

Imagen: Coscurro.