Un análisis del modelo de negocio de LinkedIn y sus perspectivas de futuro

Al hablar de redes sociales Facebook se lleva toda la atención: 900 millones de usuarios, una reciente (y no muy exitosa) salida a bolsa y  un fundador que protagoniza películas. Twitter no suele faltar (aunque no sea una red social) y a veces, que no siempre, aparece LinkedIn: la red profesional.

Forbes ha elaborado un reportaje completísimo sobre LinkedIn en el que su CEO actual (Jeff Weiner) habla de cómo LinkedIn será relevante en los próximos años. Su objetivo:

Connecting talent and opportunity at massive scale

Una frase que recuerda bastante a la misión de Facebook: un mundo más abierto y conectado. Y una base de datos segmentada. Se puede discutir sobre la veracidad de los datos (si se miente en los CVs tradicionales, en LinkedIn la cosa puede pasar a mayores), pero ésa es otra historia.

El valor está en los datos

En el mundo de las redes sociales los modelos de negocio parecen pasar, sí o sí, por la publicidad. El 85% de los ingresos de Facebook provienen de ahí. Cuando Weiner llegó a LinkedIn el objetivo estaban empeñados en el pago de cuentas premium de 9,95$ mensuales.

Pero, ¿quién está interesado realmente en pagar por una base de perfiles profesionales segmentada? Las firmas de recruiting, headhunting y departamentos de Recursos Humanos. El valor entregado aquí es mucho mayor. Y el precio: 8.200$ al año.

El producto somos nosotros, los usuarios. En el centro de su estrategia está el extraer el valor de los más de 160 millones de usuarios registrados.

El Modelo de Negocio de LinkedIn
El Modelo de Negocio de LinkedIn: los datos de sus usuarios

Pero tampoco tenemos que vernos como ganado desvalido: ser el producto en LinkedIn puede implicar que un día te llamen para ofrecerte el trabajo de tu vida. Más allá del debate de “convertirnos en producto”, hay que ver la, al menos teórica, facilidad que se nos ofrece para buscar nuevos horizontes.

LinkedIn frente a Facebook

Las comparaciones serán odiosas, pero inevitables. Como decíamos al principio, no se puede nombrar a LinkedIn sin hablar de Facebook.

¿La realidad? Aunque Zuckerberg tiene más amigos, los de LinkedIn son más pudientes.

Facebook frente a Linkedin
Facebook tiene más de 5 veces más usuarios. Pero LinkedIn ingresa unas 21 veces más por usuario/hora que Facebook.

Cada usuario registrado ya tiene un valor: en Facebook sólo ganan dinero con nosotros si estamos conectados y podemos hacer click (aunque sea por accidente) en un anuncio.

Por eso no es tan importante que en Facebook los usuarios pasen de media más de 6 horas y en LinkedIn ni 20 minutos: la caja suena aunque no nos conectemos.

El vendedor es el rey

Normalmente el ingeniero es el rey en cualquier empresa de Sillicon Valley. Pero aquí lo importante es vender. La plataforma es, obviamente, crítica, pero Weiner tiene claro que todo lo que invierte en el departamento comercial le sale rentable: casi el 95% de sus grandes cuentas renueva anualmente. Y son clientes que tras un período de formación no requieren de excesiva atención.

Cada cliente ganado (ni idea del LTV que tendrán) es todo un éxito.

Gasto en marketing y ventas de LinkedIn frente a Facebook, Google y Microsoft
LinkedIn se gasta más del doble que Facebook y casi el triple que Google en marketing y ventas

Construyendo el grafo económico

Casi al final del reportaje, y muy conectado con el objetivo que citaba al principio, aparece algo realmente ambicioso:

Conectar todas las vacantes que se necesiten con el talento disponible a nivel global

Un grafo económico que encontraría la media naranja profesional de cada uno. Algo un tanto utópico en mi opinión: ni hay libre movimiento de personas entre países, ni mucha gente estaría dispuesta a trabajar en cualquier parte. Alguien podrá decir que para algo está el teletrabajo: pero creo que nos queda bastante para que sea una opción viable en trabajos “tipo oficina”. Y mucho menos en trabajos de naturaleza manual, claro.

Internacionalización: muchos usuarios, no tan rentables

El 60% de los miembros de LinkedIn son de fuera de EE.UU. Pero generan sólo el 36% de los ingresos. Desarrollar la fuerza comercial que ya deben tener en EE.UU. no será fácil, sin contar con que no todos los países adoptan nuevas plataformas al mismo ritmo.

LinkedIn: la mayor fuente de ingresos siguen siendo los usuarios americanos

Pero teniendo en cuenta el porcentaje de usuarios internacionales, si consiguen alcanzar un nivel de ingreso por usuario similar al que tienen ya en EE.UU. el crecimiento se disparará.

En cualquier caso, parece que se impone en las redes sociales profesionales el “estilo Facebook” (un gran actor global, con algunos competidores locales fuertes como Xing, o especializados en sectores verticales).

Algo que parece normal: una red global aporta ciertas economías de escala a la hora de buscar empleo o conectar con los perfiles que nos interesen.

No estaremos en el mismo trabajo para siempre

Cuando estaba terminando el instituto, el orientador (un señor que te “preparaba” para la idea de ir a la Universidad y/o buscar trabajo) ya nos decía: “este mundo no es como el de vuestros padres. No estaréis en el mismo trabajo para siempre”

Es ésta realidad la que da toda su razón de ser a LinkedIn: las empresas se han vuelto infieles. Ser fiel a una empresa, sin cultivar nuestra marca personal o estar abierto a nuevas opciones, es casi como estar casado con alguien a quien no importamos demasiado: en algún momento nos la jugará.

Tener un perfil de LinkedIn (o un blog profesional) ya no se ve como una señal de “estoy buscando trabajo”:  más bien es algo lógico, casi prudente, sobre todo en los tiempos que corren.

Está por ver si servirá de algo a la hora de “romper fronteras” o se quedará en el postureo (algo ridículo a veces) que a veces tanto abunda. Pero sí parece un negocio con grandes perspectivas de crecimiento.

Fuente: Todos los gráficos usan como fuente el reportaje de Forbes (que a su vez coge datos ComsCore). También es recomendable este post de Simply Zesty.

Summify desaparecerá el 22 de junio

Summify
Mi querido Summify

Hace unos días recibí el email de Summify en el que se anunciaba el fin del servicio. Hacía ya tiempo que la aplicación para iPhone no funcionaba (no sé si era algo generalizado o un fallo en concreto de mi app) y era de suponer que no podríamos esperar muchas más actualizaciones. Twitter compraba a principios de este año esta pequeña maravilla y su futuro como aplicación independiente no estaba del todo claro.

Cuando hace apenas un mes Twitter anunciaba cambios en su “Descubre” la compra parecía encajar todavía mejor. De todas las compras que ha realizado Twitter, Summify siempre me ha parecido la que más sentido tenía: los resúmenes eran un complemento perfecto que ayudaban mucho a no perderse en el tiempo real sin filtros. Unos resúmenes que me permitían no perderme nada importante sin tener que estar constantemente pendiente de las actualizaciones.

Ahora la integración será total y los que estábamos suscritos a estos email seguiremos recibiendo su equivalente desde Twitter.

Comparado con la compra de Posterous o TweetDeck esta parece tener mucho más sentido: en unos pocos meses han sabido integrarlo de forma completa en su plataforma. Mientras que en el caso de TweetDeck sólo han parecido molestar a sus usuarios habituales y en el de Posterous de momento no se sabe muy bien el objetivo.

Personalmente me da un poco de pena. Había recomendado a mucha gente la aplicación, ya fuera en cursos, comidas o charletas de café. Y hasta me saludaban en español de Google Translator por Twitter, lo que siempre tiene un punto gracioso.

¿Habrá acabado Twitter con una herramienta con un gran potencial o simplemente les ha dado más posibilidades? Aunque Summify integraba más servicios hay que reconocer que era fácil percibirlo como un “resumidor” de tweets. Parecen una pareja perfecta, así que esperemos a ver qué aspecto tienen los digest que nos ofrecerá Twitter a partir del 22 de junio.

Más info: anuncio de la compra de Twitter en el blog de Summify.

 

Twitter renueva su Descubre, la compra de Summify no cae en saco roto

Discover Twitter

Ayer mismo Twitter anunciaba el rediseño de la funcionalidad “Discover” (#Descubre), que a partir de ahora tendrá en cuenta lo que es más relevante para nuestra red a la hora de destacar las historias, incorporando la autoría de los tweets a las mismas y añadiendo algo de contexto. La compra de Summify ha dado sus frutos, y bastante rápido además.

Twitter sigue empeñado en alcanzar al usuario “normal”, ese que ya conoce de oídas la plataforma pero que no es capaz de ver la utilidad o sólo encuentra ruido cuando entra. Recapitulando:

  • Qué es relevante para ti. Y es que, que algo sea trending topic no significa que te vaya a interesar. A mí me pasa constantemente, sobre todo si se habla de fútbol.
  • Content Curation. Twitter, es una de las fuentes de información para servicios que buscan entrar en este campo, y cada vez parece más decidido a hacerlo por su cuenta.
  • La necesidad de filtros.  Seguir todo lo que se cuenta un día cualquiera puede ser agotador o casi imposible, según el caso. Filtrar el contenido es para muchos usuarios una necesidad básica (bien cubierta por Summify, por cierto).

La batalla por el “grafo de intereses” sigue su curso.

En Gigaom tienen un buen resumen.

Actualización: Twittboy ha dejado muy claritos todos los cambios, merece un vistazo.

Imagen | Blog oficial de Twitter.

Google Plus se rediseña y por fin tenemos Google Currents [en Mis Apis por tus Cookies]

forward

Google nos sorprendía estos días con un nuevo rediseño de Google Plus, su principal iniciativa para hacerse un hueco en las redes sociales (y conseguir más información para sus anuncios, claro).

Y al fin podíamos acceder a Google Currents desde España. De momento me convence menos que su competencia, pero no está mal. La pequeña reflexión es que hemos pasado de un Google muy amigo de las tecnologías más abiertas a uno que se lanza a entornos cada vez más cerrados con gran alegría.

El post completo está en Mis Apis por tus Cookies.
Imagen | paul bica via Compfight

Suscripción por RSS a las búsquedas de Twitter

Hace tiempo que Twitter eliminó la posibilidad de suscribirse a las búsquedas por RSS, pero acabo de ver que es posible sortear el obstáculo de forma relativamente fácil, Almirot explica cómo generar el RSS de búsqueda en Twitter.

Básicamente:

Acabo de probarlo y funciona perfectamente, así que nada como un post rápido para no perderlo de vista.

 

Lo que podríamos esperar ahora que Twitter compra Summify


Twitter compra Summify

Twitter ha comprado Summify. Para los que no lo sepan, se trata de una herramienta que seleccionaba lo más compartido de distintas fuentes (Facebook, Google Reader o Twitter) y lo colocaba en resúmenes que te hacía llegar cada día por email o mediante  su aplicación de iPhone.

Fue de esas cosas que cambió mi forma de consumir contenido, haciendo que cada vez entrar menos a Twitter a leer y esperara tranquilamente los 3 resúmenes diarios, que por supuesto se autopublicaban en mi cuenta de Twitter.

¿Qué podemos esperar de esto? 

A primera vista me parece algo bastante consistente con los últimos movimientos de Twitter, sobre todo después de su rediseño:

  • Twitter como red de noticias: el #Descubre de Twitter no sólo es más claro y manejable para los recién llegados. Facilita el encontrar temas de moda y lo hace de una forma bastante más visual.
  • Un poco más alejado del tiempo real: con cierto nivel de following se hace difícil seguir lo importante sin acabar perdido en el mar de Tweets. Poder echar un vistazo a lo más relevante en tus contactos (vamos, una especie de Trending Topics personalizados para cada usuario) sería perfecto. Y eso se parece bastante a lo que hace Summify.
  • Content Curation: relacionado con lo anterior, si es en Twitter dónde se comparte gran cantidad de información, ¿por qué no usar esa inteligencia para recomendar contenidos? Son muchos los que ya usan esto para mejorar sus algoritmos (Zite o Flipboard, pero también el propio Summify) así que no sería mala idea que el propio Twitter se encargara de ello.

Ahora viene lo malo: se acabó el poder abrir nuevas cuentas de Summify, al menos de momento. Y empiezan a surgir las dudas de qué pasará con la agregación de otros servicios ajenos a Twitter (Reader y Facebook). Veremos.

El nuevo Facebook tras el F8

 

El pasado jueves 22 Zuckerberg volvió a sorprender con la enorme cantidad de novedades que lanzaron en el F8.

  • Perfiles totalmente renovados. El nuevo timeline te permite acceder a toda tu vida en Facebook de forma muy visual y sencilla. “Toda tu vida” queda reducido a los años que lleves en Facebook, pero hasta podemos incluir fotos de nuestro nacimiento.
  • Mezcla de tiempo real y notificaciones destacadas. En el ticker (una pequeña ventana en la esquina superior derecha) podemos ver la actividad en tiempo real de nuestros contactos. Desde la música que están escuchando (reminiscencias del Messenger y su sincronización con Media Player, como comentó Sonia Sanz), pero grandes posibilidades para conectar con esos amigos a los que el EdgeRank deja enterrados. El ruido que habrá en el ticker promete ser importante, todo hay que decirlo.
  •  Evolución de nombres a verbos: acciones complejas para las aplicaciones. La excesiva simplicidad del “me gusta” pudo ser su mejor aliado, pero ahora buscan la evolución. La flexibilidad del nuevo OpenGraph nos permite “cocinar”, “ver” o “jugar”. Una vez más, Facebook se inspira en cosas como Miso o GetGlue.

¿Qué pretende Facebook?

  • Que pasemos más tiempo en Facebook. Las reflexiones que ya comienzan a ser clásicos de “Facebook se come Internet” o “Facebook como el nuevo AOL” van por esa línea. Un jardín vallado en el que pasemos la mayor parte del tiempo que estamos en Internet.
  • Que le demos más datos. Nuestras conexiones van más allá de “ser amigos” o que “nos guste algo”. Constituirse en el centro de todas las conexiones le da más valor. Facebook quiere ser el conector de nuestras acciones. Online y offline.
  • Fortalecer su posición como plataforma. A Zuckerberg le encantaría que para entrar a Hulu o Spotify primero pasáramos por Facebook, que consumiéramos las noticias en Facebook y que jugáramos desde Facebook.
  • No ser aburrido. Una crítica que se le venía haciendo desde hace tiempo. Si la gente se aburre, se va. Que estas novedades sirvan para entretener “al usuario medio” es otra historia.

Lo que le sigue faltando a Facebook

  • El centro de la experiencia de Facebook siguen siendo tus amigos y contactos. No está mal, pero a veces queremos conocer “a gente nueva”. No hablo de propuestas como las de Badoo o AshleyMadison, más bien en la línea de tagged, que busca conectarte con gente que no conoces por intereses.
  • Facebook significa ocio lightConseguir que los 800 millones de usuarios que tienen ahora lo usen también para algo más que chatear y cotillear las fotos de sus amigos no es fácil. Una cosa es que todos los geeks nos emocionemos pensando en lo interesante que es poder crear acciones como “estoy corriendo en el parque del Retiro” (siendo El Retiro un objeto social en el que podemos acceder a las personas que están por ahí en el momento, leyendo o jugando) y otra que Manolo entienda de qué va eso (o que le interese). Simplificar los accesos a las aplicaciones mitiga este problema, pero no lo elimina.
  • Respeto por la privacidad. Los nuevos perfiles nos dejan ver mucho de una persona en muy poco tiempo. Muchos usuarios no se enterarán de que el resto de sus contactos pueden ver la música que escuchan en Spotify hasta que se rían de ellos por escuchar a Melody. Cuando los cambios estén para todo el mundo veremos muchas historias divertidas.
Veremos cómo sale la jugada. En el F8 dejaron claras sus intenciones. A Facebook no siempre le salen bien los planes, pero demuestran que son capaces de buscar nuevas formas para evitar convertirse en un actor irrelevante en la Web. De hecho, parece que lo que quieren es ser la Web.