Gamification: ¿algo más que puntos y chapas?

Gamification

Gamification (o gamificación, ludificación): aplicar mecánicas de juegos en entornos que no son juegos.

Mi palabra hype favorita ha ido convirtiéndose en algo cada vez más cotidiano. Tanto, que a muchos ya parece cansar.

En el Gamification Summit, Bartle hacía una presentación en la que daba a entender (vamos, decía claramente) que los diseñadores de juegos estaban un poco sorprendidos con todo el tema de gamification. De hecho, hay una frase muy graciosa:

A los diseñadores de juegos nos apalearían si hiciéramos juegos tan aburridos que tuviéramos que engañar a la gente para que jugara a ellos

Lo que viene a decir es que hay muchas formas de categorizar  a la gente, y la mayoría de ellas no son útiles para el diseño de juegos. La que él mismo creó en su día era en útil para su situación (pensada especialmente para MMOs), pero podría ser la más adecuada.

La analogía que utiliza en parte de la presentación es bastante clarificadora: los diseñadores de juegos son escritores, los “gamificadores”, periodistas.

Merece la pena un vistazo (esta está subida al Slideshare de Gabe Zichermann, la original en PDF, más legible, aquí)

Imagen | Tom Fishburne
Más información | Venture Beat

 

Una jerarquía de necesidades B2B

Lo que quieren nuestros clientes
Una jerarquía de necesidades en B2B

B2B selling is just like regular sales, except the customer (who might not be the person you’re meeting with) is spending someone else’s money (and wants to please the boss). Seth Godin.

Un gran (y brevísimo) post de Seth Godin en el que da un pequeño repaso a las necesidades del cliente en entornos B2B. Generalmente, la intuición te lleva a pensar que “todo el mundo quiere ganar más dinero”. Pero en cualquier gran organización eso es, casi siempre, falso.

Repasemos la jerarquía que propone Seth:

  • Evitar riesgos. Lo último que quiere un cliente, ya esté contratando un rediseño de su web, una implantación de cualquier tipo de software o un plan de social media marketing, es cagarla. Los errores son el demonio.
  • Evitar problemas. Departamentos estancos, gente celosa de sus funciones, el “que no me quiten lo mío”. En casi cualquier cosa hay que ir con pies de plomo. La mayoría de la gente no quiere pelearse con otras áreas. Aunque hay de todo, son problemas a evitar. Cosas como “no vamos a poner un yammer, que se enfadan los de RRHH” son habituales.
  • Recibir elogios. O colgarse medallas. Es normal y positivo: nuestro cliente quiere crecer en la empresa. Nosotros con él. Y las victorias ante su jefe son también nuestras.
  • Ganar poder. Relacionado con lo anterior: ganar la confianza del resto de la organización para mejorar posiciones.
  • Divertirse. Huimos de los problemas, ganamos credibilidad y ya más relajados empezamos a divertirnos.
  • Incrementar beneficios. Muchos empiezan la presentación por “cómo ganar más dinero”. Eso es algo que normalmente sólo interesa al dueño. Y que, en muchos casos, está fuera del alcance de la mayoría de proveedores.

Puede sonar algo “desencantado“, pero no creo que sea así. Es completamente lógico: no podemos pretender llegar y cambiarlo todo. Antes hay que ganarse la confianza, demostrar que no sólo no damos problemas: estamos ayudando al desarrollo de nuestro cliente, dando brillo a su trabajo.

Si somos capaces de lograr eso, podremos ir mucho más allá. Si no, no duraremos mucho en ninguna cuenta.

P.d.: La idea de convertir el post en pirámide (a lo Maslow) es de mi compañero Pedro González.

Crowdfunding en videojuegos: ¿innovación o lo de siempre?

In the crowd
Empiezo este post con una pequeña enhorabuena: habrá remake de Larry, la meta de los 500.000 dólares se alcanzó y sobrepasó, no con un éxito tan espectacular como el Schaffer, pero se hizo. Mis 15$ están, espero, en buenas manos.

Aunque sea un fenómeno interesante y al que hay que estar atento, quizá no sea la revolución que muchos esperan.

“Sólo” el 25% de los proyectos de videojuegos alcanza su objetivo, frente al 45% de media en Kickstarter. Una cifra que habría que poner en contexto y comparar con la “industria tradicional”, claro.

Pero lo que me parece más importante, es que los usuarios somos conservadores. Me he rascado el bolsillo por un remake de un juego que me encantó en mi adolescencia. No he financiado nada nuevo, no he corrido riesgos: y parece que es la línea que están siguiendo los juegos que consiguen financiación, que cuentan con equipos respetados y conocidos e ideas que ya han sido probadas.

Nos quejamos de la repetición de fórmulas ya conocidas, pero cuando podemos financiar los proyectos que queremos vamos a lo conocido, a lo que no nos defraudará.

¿Es la masa estúpida, demasiado conservadora? Quizá sólo falte madurez y especialización: a medida que más proyectos vayan surgiendo y más habituales sean este tipo de operaciones es probable que veamos mayor innovación. De momento lo que vemos es el resultado de algo lógico: se financian proyectos con difícil salida comercial, una comunidad de fans concentrada y equipos de desarrollo capaces de movilizarlos.

Creative Commons License ImagenStefano Corso via Compfight

Twitter renueva su Descubre, la compra de Summify no cae en saco roto

Discover Twitter

Ayer mismo Twitter anunciaba el rediseño de la funcionalidad “Discover” (#Descubre), que a partir de ahora tendrá en cuenta lo que es más relevante para nuestra red a la hora de destacar las historias, incorporando la autoría de los tweets a las mismas y añadiendo algo de contexto. La compra de Summify ha dado sus frutos, y bastante rápido además.

Twitter sigue empeñado en alcanzar al usuario “normal”, ese que ya conoce de oídas la plataforma pero que no es capaz de ver la utilidad o sólo encuentra ruido cuando entra. Recapitulando:

  • Qué es relevante para ti. Y es que, que algo sea trending topic no significa que te vaya a interesar. A mí me pasa constantemente, sobre todo si se habla de fútbol.
  • Content Curation. Twitter, es una de las fuentes de información para servicios que buscan entrar en este campo, y cada vez parece más decidido a hacerlo por su cuenta.
  • La necesidad de filtros.  Seguir todo lo que se cuenta un día cualquiera puede ser agotador o casi imposible, según el caso. Filtrar el contenido es para muchos usuarios una necesidad básica (bien cubierta por Summify, por cierto).

La batalla por el “grafo de intereses” sigue su curso.

En Gigaom tienen un buen resumen.

Actualización: Twittboy ha dejado muy claritos todos los cambios, merece un vistazo.

Imagen | Blog oficial de Twitter.

Google Plus se rediseña y por fin tenemos Google Currents [en Mis Apis por tus Cookies]

forward

Google nos sorprendía estos días con un nuevo rediseño de Google Plus, su principal iniciativa para hacerse un hueco en las redes sociales (y conseguir más información para sus anuncios, claro).

Y al fin podíamos acceder a Google Currents desde España. De momento me convence menos que su competencia, pero no está mal. La pequeña reflexión es que hemos pasado de un Google muy amigo de las tecnologías más abiertas a uno que se lanza a entornos cada vez más cerrados con gran alegría.

El post completo está en Mis Apis por tus Cookies.
Imagen | paul bica via Compfight

Lo que podríamos esperar ahora que Twitter compra Summify


Twitter compra Summify

Twitter ha comprado Summify. Para los que no lo sepan, se trata de una herramienta que seleccionaba lo más compartido de distintas fuentes (Facebook, Google Reader o Twitter) y lo colocaba en resúmenes que te hacía llegar cada día por email o mediante  su aplicación de iPhone.

Fue de esas cosas que cambió mi forma de consumir contenido, haciendo que cada vez entrar menos a Twitter a leer y esperara tranquilamente los 3 resúmenes diarios, que por supuesto se autopublicaban en mi cuenta de Twitter.

¿Qué podemos esperar de esto? 

A primera vista me parece algo bastante consistente con los últimos movimientos de Twitter, sobre todo después de su rediseño:

  • Twitter como red de noticias: el #Descubre de Twitter no sólo es más claro y manejable para los recién llegados. Facilita el encontrar temas de moda y lo hace de una forma bastante más visual.
  • Un poco más alejado del tiempo real: con cierto nivel de following se hace difícil seguir lo importante sin acabar perdido en el mar de Tweets. Poder echar un vistazo a lo más relevante en tus contactos (vamos, una especie de Trending Topics personalizados para cada usuario) sería perfecto. Y eso se parece bastante a lo que hace Summify.
  • Content Curation: relacionado con lo anterior, si es en Twitter dónde se comparte gran cantidad de información, ¿por qué no usar esa inteligencia para recomendar contenidos? Son muchos los que ya usan esto para mejorar sus algoritmos (Zite o Flipboard, pero también el propio Summify) así que no sería mala idea que el propio Twitter se encargara de ello.

Ahora viene lo malo: se acabó el poder abrir nuevas cuentas de Summify, al menos de momento. Y empiezan a surgir las dudas de qué pasará con la agregación de otros servicios ajenos a Twitter (Reader y Facebook). Veremos.

Google compra PostRank: un paso hacia la analítica social

Los cambios en el organigrama de Google de hace unos meses dejaban claro que lo social iba a ser parte importante de la estrategia de la compañía: un juego en el que parecían haberse quedado fuera y que estaba provocando cierta paranoia al amigo Page.

Y con +1 y la compra de PostRank, un servicio de analítica social, diría que están dando pasos bastante enfocados: la estrategia social de Google no parece, al menos de momento, orientada a sacar un nuevo clon de Facebook (¿habéis oído hablar últimamente de Google Me?) o experimentos como Buzz (por suerte).

Más bien parece que intentan integrar lo social en algunos de sus principales servicios: si con +1 incorporaban una suerte de “me gusta” a su producto estrella (el buscador) y nos colocaban un botoncito más en millones de blogs y páginas, con la compra de PostRank tiene pinta de que Analytics será el primer beneficiado. Y de paso quizá empezaremos a tener un poco de orden en las métricas en medios sociales.

La analítica en medios sociales está en pañales, un poco como los “hits” de antaño. No existe un enfoque claro, aunque sí intentos por definir un marco que vaya más allá de medir los “me gusta” y los followers.

Y si PostRank se integra con Analytics, tendremos una buena forma de medir el éxito social del contenido.

Me surge alguna duda, como la integración de medios sociales locales (se habla de Digg o delicious, pero ¿qué pasaría con Menéame o redes verticales como Unience, en España?) o la integración de los datos con la analítica “tradicional”, pero tiene buena pinta.

Más información en ReadWriteWeb y TechCrunch.

Social Media Stars: Charlene Li

Un par de errores al firmar: de Iván a Ivvone

Empiezo una serie de posts cuya continuidad desconozco, dedicada a las grandes figuras de las redes sociales. Estas personalidades que se han convertido, casi, casi, en estrellas.

Y para inaugurarla, poca gente mejor que Charlene Li, que hace un par de semanas daba un seminario que organizaba el grupo HSM sobre estrategia en medios sociales.

La puesta en escena era bastante espectacular, muy tipo TED: pantalla gigante que mostraba las diapositivas y medio cuerpo de Charlene, vídeo motivador al principio y demás.

¿El contenido? No estaba mal. El público objetivo eran directivos interesados en estos entornos, y el nivel relativamente básico.

Los ejemplos que adornaban el seminario salían en algunos casos de Groundswell, y en otros eran también bastante conocidos: Dell apareció unas cuantas veces. Pero al menos, se profundizó un poco más. No demasiado, pero no se limitó a citar el archiconocido outlet (que algún día me gustaría analizar a fondo, por eso de hacer un refrito del refrito).

En cualquier caso, a nadie le van a descubrir la pólvora en un evento de este tipo: estas cosas están para inspirarse, hacer algo de networking y ver lo bien (o mal, según el caso) que están montadas. Para aprender lo mejor sigue siendo lo de siempre: leer, observar, preguntar y practicar. No hay milagros.

Yo por lo menos me llevé mi Groundswell firmado (ya lo tengo firmado por los dos autores, aproveché una charla de Bernoff), un bonito cuaderno con las diapositivas y una libreta.

Para los que estén interesados en profundizar dejo unos cuantos links:

 

 

Flock se rinde. ¿Qué trama Zynga?

A principios de este año Zynga (aka los del Farmville) compraba Flock, el pionero navegador social que nunca logró despegar: contaba con 10 millones de usuarios, que sin ser una cifra despreciable, no era para tirar cohetes después de 5 años de proyecto y 30 millones de dólares.

Ayer se anunciaba el fin del desarrollo de Flock, una noticia que no trastocará los cimientos de Internet, pero que ofrece alguna lectura interesante. La primera y obvia: ¿qué pasará con RockMelt? Un proyecto muy similar aunque, en mi opinión, mejor diseñado y resuelto.

La otra: ¿qué trama Zynga?

Como cuentan en su FAQ:

The Flock team joined Zynga in January, 2011 and is now working to assist Zynga in achieving their goal of building the most fun, social games available to anyone, anytime — on any platform.

Parece que están preparando alguna plataforma de juegos que les haga independientes de Facebook, con los que han tenido sus pequeños roces. Un movimiento coherente con algunas de las cosas que ha venido haciendo Zynga, como lanzar juegos en Yahoo! o empezar a  hacerse con las cuentas de email de sus usuarios.

Tal y como está el patio, es difícil defender que la mejor estrategia sea estar en la plataforma de otro, con sus reglas.

 

 

Un día de cristal ¿Podemos imaginar el futuro?

El vídeo que encabeza esta entrada es A day made of glass, de Corning.

En el momento de escribir esto supera los 9 millones de visionados y arroja una cantidad ingente de resultados en Google. La verdad, es que es bastante impresionante: de una factura impecable y con algunos conceptos de lo más interesantes. Aunque  hay que reconocer que la sombra de Apple es alargada y los cacharros iPhone-like, la estética estilizada y aséptica inundan el escenario. Pero a pesar de todo, es un gran vídeo. Y sí, parece futurista.

En el futuro todo es táctil, la gente es guapa, vive en casas grandes y no se dedica a reventar las marquesinas de los autobuses.

¿De verdad podemos imaginar el futuro? ¿O nos limitamos a proyectar la sombra del momento, alargándola un poco más?

Si dentro de 50 años alguien ve este vídeo, seguramente se lleve una impresión similar a la que nos podemos llevar hoy viendo esta proyección que hacían en los 50 de las cocinas del futuro:

Es bonito, es curioso. Pero sigue oliendo a la época en la que se hizo. No parece actual, aunque en su momento los que lo vieran pensaran que lo era.