Gamification: ¿algo más que puntos y chapas?

Gamification

Gamification (o gamificación, ludificación): aplicar mecánicas de juegos en entornos que no son juegos.

Mi palabra hype favorita ha ido convirtiéndose en algo cada vez más cotidiano. Tanto, que a muchos ya parece cansar.

En el Gamification Summit, Bartle hacía una presentación en la que daba a entender (vamos, decía claramente) que los diseñadores de juegos estaban un poco sorprendidos con todo el tema de gamification. De hecho, hay una frase muy graciosa:

A los diseñadores de juegos nos apalearían si hiciéramos juegos tan aburridos que tuviéramos que engañar a la gente para que jugara a ellos

Lo que viene a decir es que hay muchas formas de categorizar  a la gente, y la mayoría de ellas no son útiles para el diseño de juegos. La que él mismo creó en su día era en útil para su situación (pensada especialmente para MMOs), pero podría ser la más adecuada.

La analogía que utiliza en parte de la presentación es bastante clarificadora: los diseñadores de juegos son escritores, los “gamificadores”, periodistas.

Merece la pena un vistazo (esta está subida al Slideshare de Gabe Zichermann, la original en PDF, más legible, aquí)

Imagen | Tom Fishburne
Más información | Venture Beat

 

Un análisis del modelo de negocio de LinkedIn y sus perspectivas de futuro

Al hablar de redes sociales Facebook se lleva toda la atención: 900 millones de usuarios, una reciente (y no muy exitosa) salida a bolsa y  un fundador que protagoniza películas. Twitter no suele faltar (aunque no sea una red social) y a veces, que no siempre, aparece LinkedIn: la red profesional.

Forbes ha elaborado un reportaje completísimo sobre LinkedIn en el que su CEO actual (Jeff Weiner) habla de cómo LinkedIn será relevante en los próximos años. Su objetivo:

Connecting talent and opportunity at massive scale

Una frase que recuerda bastante a la misión de Facebook: un mundo más abierto y conectado. Y una base de datos segmentada. Se puede discutir sobre la veracidad de los datos (si se miente en los CVs tradicionales, en LinkedIn la cosa puede pasar a mayores), pero ésa es otra historia.

El valor está en los datos

En el mundo de las redes sociales los modelos de negocio parecen pasar, sí o sí, por la publicidad. El 85% de los ingresos de Facebook provienen de ahí. Cuando Weiner llegó a LinkedIn el objetivo estaban empeñados en el pago de cuentas premium de 9,95$ mensuales.

Pero, ¿quién está interesado realmente en pagar por una base de perfiles profesionales segmentada? Las firmas de recruiting, headhunting y departamentos de Recursos Humanos. El valor entregado aquí es mucho mayor. Y el precio: 8.200$ al año.

El producto somos nosotros, los usuarios. En el centro de su estrategia está el extraer el valor de los más de 160 millones de usuarios registrados.

El Modelo de Negocio de LinkedIn
El Modelo de Negocio de LinkedIn: los datos de sus usuarios

Pero tampoco tenemos que vernos como ganado desvalido: ser el producto en LinkedIn puede implicar que un día te llamen para ofrecerte el trabajo de tu vida. Más allá del debate de “convertirnos en producto”, hay que ver la, al menos teórica, facilidad que se nos ofrece para buscar nuevos horizontes.

LinkedIn frente a Facebook

Las comparaciones serán odiosas, pero inevitables. Como decíamos al principio, no se puede nombrar a LinkedIn sin hablar de Facebook.

¿La realidad? Aunque Zuckerberg tiene más amigos, los de LinkedIn son más pudientes.

Facebook frente a Linkedin
Facebook tiene más de 5 veces más usuarios. Pero LinkedIn ingresa unas 21 veces más por usuario/hora que Facebook.

Cada usuario registrado ya tiene un valor: en Facebook sólo ganan dinero con nosotros si estamos conectados y podemos hacer click (aunque sea por accidente) en un anuncio.

Por eso no es tan importante que en Facebook los usuarios pasen de media más de 6 horas y en LinkedIn ni 20 minutos: la caja suena aunque no nos conectemos.

El vendedor es el rey

Normalmente el ingeniero es el rey en cualquier empresa de Sillicon Valley. Pero aquí lo importante es vender. La plataforma es, obviamente, crítica, pero Weiner tiene claro que todo lo que invierte en el departamento comercial le sale rentable: casi el 95% de sus grandes cuentas renueva anualmente. Y son clientes que tras un período de formación no requieren de excesiva atención.

Cada cliente ganado (ni idea del LTV que tendrán) es todo un éxito.

Gasto en marketing y ventas de LinkedIn frente a Facebook, Google y Microsoft
LinkedIn se gasta más del doble que Facebook y casi el triple que Google en marketing y ventas

Construyendo el grafo económico

Casi al final del reportaje, y muy conectado con el objetivo que citaba al principio, aparece algo realmente ambicioso:

Conectar todas las vacantes que se necesiten con el talento disponible a nivel global

Un grafo económico que encontraría la media naranja profesional de cada uno. Algo un tanto utópico en mi opinión: ni hay libre movimiento de personas entre países, ni mucha gente estaría dispuesta a trabajar en cualquier parte. Alguien podrá decir que para algo está el teletrabajo: pero creo que nos queda bastante para que sea una opción viable en trabajos “tipo oficina”. Y mucho menos en trabajos de naturaleza manual, claro.

Internacionalización: muchos usuarios, no tan rentables

El 60% de los miembros de LinkedIn son de fuera de EE.UU. Pero generan sólo el 36% de los ingresos. Desarrollar la fuerza comercial que ya deben tener en EE.UU. no será fácil, sin contar con que no todos los países adoptan nuevas plataformas al mismo ritmo.

LinkedIn: la mayor fuente de ingresos siguen siendo los usuarios americanos

Pero teniendo en cuenta el porcentaje de usuarios internacionales, si consiguen alcanzar un nivel de ingreso por usuario similar al que tienen ya en EE.UU. el crecimiento se disparará.

En cualquier caso, parece que se impone en las redes sociales profesionales el “estilo Facebook” (un gran actor global, con algunos competidores locales fuertes como Xing, o especializados en sectores verticales).

Algo que parece normal: una red global aporta ciertas economías de escala a la hora de buscar empleo o conectar con los perfiles que nos interesen.

No estaremos en el mismo trabajo para siempre

Cuando estaba terminando el instituto, el orientador (un señor que te “preparaba” para la idea de ir a la Universidad y/o buscar trabajo) ya nos decía: “este mundo no es como el de vuestros padres. No estaréis en el mismo trabajo para siempre”

Es ésta realidad la que da toda su razón de ser a LinkedIn: las empresas se han vuelto infieles. Ser fiel a una empresa, sin cultivar nuestra marca personal o estar abierto a nuevas opciones, es casi como estar casado con alguien a quien no importamos demasiado: en algún momento nos la jugará.

Tener un perfil de LinkedIn (o un blog profesional) ya no se ve como una señal de “estoy buscando trabajo”:  más bien es algo lógico, casi prudente, sobre todo en los tiempos que corren.

Está por ver si servirá de algo a la hora de “romper fronteras” o se quedará en el postureo (algo ridículo a veces) que a veces tanto abunda. Pero sí parece un negocio con grandes perspectivas de crecimiento.

Fuente: Todos los gráficos usan como fuente el reportaje de Forbes (que a su vez coge datos ComsCore). También es recomendable este post de Simply Zesty.

Una jerarquía de necesidades B2B

Lo que quieren nuestros clientes
Una jerarquía de necesidades en B2B

B2B selling is just like regular sales, except the customer (who might not be the person you’re meeting with) is spending someone else’s money (and wants to please the boss). Seth Godin.

Un gran (y brevísimo) post de Seth Godin en el que da un pequeño repaso a las necesidades del cliente en entornos B2B. Generalmente, la intuición te lleva a pensar que “todo el mundo quiere ganar más dinero”. Pero en cualquier gran organización eso es, casi siempre, falso.

Repasemos la jerarquía que propone Seth:

  • Evitar riesgos. Lo último que quiere un cliente, ya esté contratando un rediseño de su web, una implantación de cualquier tipo de software o un plan de social media marketing, es cagarla. Los errores son el demonio.
  • Evitar problemas. Departamentos estancos, gente celosa de sus funciones, el “que no me quiten lo mío”. En casi cualquier cosa hay que ir con pies de plomo. La mayoría de la gente no quiere pelearse con otras áreas. Aunque hay de todo, son problemas a evitar. Cosas como “no vamos a poner un yammer, que se enfadan los de RRHH” son habituales.
  • Recibir elogios. O colgarse medallas. Es normal y positivo: nuestro cliente quiere crecer en la empresa. Nosotros con él. Y las victorias ante su jefe son también nuestras.
  • Ganar poder. Relacionado con lo anterior: ganar la confianza del resto de la organización para mejorar posiciones.
  • Divertirse. Huimos de los problemas, ganamos credibilidad y ya más relajados empezamos a divertirnos.
  • Incrementar beneficios. Muchos empiezan la presentación por “cómo ganar más dinero”. Eso es algo que normalmente sólo interesa al dueño. Y que, en muchos casos, está fuera del alcance de la mayoría de proveedores.

Puede sonar algo “desencantado“, pero no creo que sea así. Es completamente lógico: no podemos pretender llegar y cambiarlo todo. Antes hay que ganarse la confianza, demostrar que no sólo no damos problemas: estamos ayudando al desarrollo de nuestro cliente, dando brillo a su trabajo.

Si somos capaces de lograr eso, podremos ir mucho más allá. Si no, no duraremos mucho en ninguna cuenta.

P.d.: La idea de convertir el post en pirámide (a lo Maslow) es de mi compañero Pedro González.

Summify desaparecerá el 22 de junio

Summify
Mi querido Summify

Hace unos días recibí el email de Summify en el que se anunciaba el fin del servicio. Hacía ya tiempo que la aplicación para iPhone no funcionaba (no sé si era algo generalizado o un fallo en concreto de mi app) y era de suponer que no podríamos esperar muchas más actualizaciones. Twitter compraba a principios de este año esta pequeña maravilla y su futuro como aplicación independiente no estaba del todo claro.

Cuando hace apenas un mes Twitter anunciaba cambios en su “Descubre” la compra parecía encajar todavía mejor. De todas las compras que ha realizado Twitter, Summify siempre me ha parecido la que más sentido tenía: los resúmenes eran un complemento perfecto que ayudaban mucho a no perderse en el tiempo real sin filtros. Unos resúmenes que me permitían no perderme nada importante sin tener que estar constantemente pendiente de las actualizaciones.

Ahora la integración será total y los que estábamos suscritos a estos email seguiremos recibiendo su equivalente desde Twitter.

Comparado con la compra de Posterous o TweetDeck esta parece tener mucho más sentido: en unos pocos meses han sabido integrarlo de forma completa en su plataforma. Mientras que en el caso de TweetDeck sólo han parecido molestar a sus usuarios habituales y en el de Posterous de momento no se sabe muy bien el objetivo.

Personalmente me da un poco de pena. Había recomendado a mucha gente la aplicación, ya fuera en cursos, comidas o charletas de café. Y hasta me saludaban en español de Google Translator por Twitter, lo que siempre tiene un punto gracioso.

¿Habrá acabado Twitter con una herramienta con un gran potencial o simplemente les ha dado más posibilidades? Aunque Summify integraba más servicios hay que reconocer que era fácil percibirlo como un “resumidor” de tweets. Parecen una pareja perfecta, así que esperemos a ver qué aspecto tienen los digest que nos ofrecerá Twitter a partir del 22 de junio.

Más info: anuncio de la compra de Twitter en el blog de Summify.

 

Crowdfunding en videojuegos: ¿innovación o lo de siempre?

In the crowd
Empiezo este post con una pequeña enhorabuena: habrá remake de Larry, la meta de los 500.000 dólares se alcanzó y sobrepasó, no con un éxito tan espectacular como el Schaffer, pero se hizo. Mis 15$ están, espero, en buenas manos.

Aunque sea un fenómeno interesante y al que hay que estar atento, quizá no sea la revolución que muchos esperan.

“Sólo” el 25% de los proyectos de videojuegos alcanza su objetivo, frente al 45% de media en Kickstarter. Una cifra que habría que poner en contexto y comparar con la “industria tradicional”, claro.

Pero lo que me parece más importante, es que los usuarios somos conservadores. Me he rascado el bolsillo por un remake de un juego que me encantó en mi adolescencia. No he financiado nada nuevo, no he corrido riesgos: y parece que es la línea que están siguiendo los juegos que consiguen financiación, que cuentan con equipos respetados y conocidos e ideas que ya han sido probadas.

Nos quejamos de la repetición de fórmulas ya conocidas, pero cuando podemos financiar los proyectos que queremos vamos a lo conocido, a lo que no nos defraudará.

¿Es la masa estúpida, demasiado conservadora? Quizá sólo falte madurez y especialización: a medida que más proyectos vayan surgiendo y más habituales sean este tipo de operaciones es probable que veamos mayor innovación. De momento lo que vemos es el resultado de algo lógico: se financian proyectos con difícil salida comercial, una comunidad de fans concentrada y equipos de desarrollo capaces de movilizarlos.

Creative Commons License ImagenStefano Corso via Compfight

Twitter renueva su Descubre, la compra de Summify no cae en saco roto

Discover Twitter

Ayer mismo Twitter anunciaba el rediseño de la funcionalidad “Discover” (#Descubre), que a partir de ahora tendrá en cuenta lo que es más relevante para nuestra red a la hora de destacar las historias, incorporando la autoría de los tweets a las mismas y añadiendo algo de contexto. La compra de Summify ha dado sus frutos, y bastante rápido además.

Twitter sigue empeñado en alcanzar al usuario “normal”, ese que ya conoce de oídas la plataforma pero que no es capaz de ver la utilidad o sólo encuentra ruido cuando entra. Recapitulando:

  • Qué es relevante para ti. Y es que, que algo sea trending topic no significa que te vaya a interesar. A mí me pasa constantemente, sobre todo si se habla de fútbol.
  • Content Curation. Twitter, es una de las fuentes de información para servicios que buscan entrar en este campo, y cada vez parece más decidido a hacerlo por su cuenta.
  • La necesidad de filtros.  Seguir todo lo que se cuenta un día cualquiera puede ser agotador o casi imposible, según el caso. Filtrar el contenido es para muchos usuarios una necesidad básica (bien cubierta por Summify, por cierto).

La batalla por el “grafo de intereses” sigue su curso.

En Gigaom tienen un buen resumen.

Actualización: Twittboy ha dejado muy claritos todos los cambios, merece un vistazo.

Imagen | Blog oficial de Twitter.

Google Plus se rediseña y por fin tenemos Google Currents [en Mis Apis por tus Cookies]

forward

Google nos sorprendía estos días con un nuevo rediseño de Google Plus, su principal iniciativa para hacerse un hueco en las redes sociales (y conseguir más información para sus anuncios, claro).

Y al fin podíamos acceder a Google Currents desde España. De momento me convence menos que su competencia, pero no está mal. La pequeña reflexión es que hemos pasado de un Google muy amigo de las tecnologías más abiertas a uno que se lanza a entornos cada vez más cerrados con gran alegría.

El post completo está en Mis Apis por tus Cookies.
Imagen | paul bica via Compfight

Suscripción por RSS a las búsquedas de Twitter

Hace tiempo que Twitter eliminó la posibilidad de suscribirse a las búsquedas por RSS, pero acabo de ver que es posible sortear el obstáculo de forma relativamente fácil, Almirot explica cómo generar el RSS de búsqueda en Twitter.

Básicamente:

Acabo de probarlo y funciona perfectamente, así que nada como un post rápido para no perderlo de vista.

 

Larry debe vivir: financiando la nostalgia y el talento con Crowdfunding

Larry Laffer vuelve
Larry Laffer vuelve

A estas alturas de la película no merece la pena arrancar un post sobre la “revolución que puede suponer el Crowdfunding. Mucho se ha hablado de esto y no creo que pueda aportar nada nuevo (eso sí, dejo el link de rigor a la Wikipedia).

Sólo quiero hablar de un caso concreto en el que acabo de participar hará unos pocos minutos: la financiación del remake de Larry, todo un mito de los 80-90 en las aventuras gráficas. 

La aventura gráfica ha sido uno de los géneros  de videojuegos más importantes en los 80 y 90, con joyas que despiertan la nostalgia de todos los que jugaron en su día a Monkey Island, Day of The Tentacle o King’s Quest. Un género que fue cayendo en una tranquila decadencia, con cada vez menos títulos importantes, aunque sin terminar nunca de desaparecer.

¿Qué hace especiales a las aventuras gráficas?

  • Comunidad de fans concentrada. Fanáticos, que no se limitan a consumir, en muchos casos crean títulos de forma amateur.
  • Nostalgia a raudales. Los grandes títulos, con excepciones, son pasados. Cualquier tiempo pasado fue mejor.
  • Necesidad de inversión más limitada. El presupuesto necesario para los grandes títulos ha crecido en los últimos años, una buena aventura gráfica no necesita una inversión como la de un Uncharted para ser buena.
  • Pérdida de interés de los big publishers. Sierra o Lucasarts (dos de las grandes impulsoras del género) hace años que les dieron la espalda.

¿Podrían los fans financiar la creación de estos juegos? Tim Schaffer (Day of the Tentacle, Full Throotle) lo demostró no hace mucho: más de 3.300.000$ frente a una meta inicial de 400.000$. Un éxito en el que tuvo mucho que ver que se tratara de una figura del peso en el sector, evidentemente y que ha llevado a más estudios a plantearse la opción del crowdfunding, con mayor o menor éxito.

Así que nos encontramos con un caso más de desintermediación en una industria: no sólo en la recomendación, descubrimiento o distribución, también en la financiación de proyectos, que ya no están sujetos a los dictados de ningún distribuidor a la hora de desarrollar su producto.

La creación de una comunidad, cada vez más importante. Dudas tenía de escribir esta frase tan manida, pero en un entorno en el que contar con seguidores acérrimos puede suponer que tu producto salga adelante no está de más. Al Lowe tuvo que ver cómo Larry pasaba a manos incompetentes que no contaron para nada con él.

Los derechos de Larry estuvieron en manos de Sierra y muchas otras empresas, pero para todo aficionado Larry siempre fue de Al Lowe. Lo que todo fan de Larry quería era un título con Al Lowe al frente. Finalmente lo tendremos, aunque sea un remake.

Larga vida a Larry, a Al, al crowdfunding y a todos los que pongáis unos cuartos para que en unos meses pueda volver a disfrutar de un viejo clásico. En el vídeo de abajo tenéis los detalles del proyecto.

Link al proyecto en Make Leisure Suit Larry come again! Kickstarter.

Página de Al Lowe.

Página de Replay Games.

Lo que podríamos esperar ahora que Twitter compra Summify


Twitter compra Summify

Twitter ha comprado Summify. Para los que no lo sepan, se trata de una herramienta que seleccionaba lo más compartido de distintas fuentes (Facebook, Google Reader o Twitter) y lo colocaba en resúmenes que te hacía llegar cada día por email o mediante  su aplicación de iPhone.

Fue de esas cosas que cambió mi forma de consumir contenido, haciendo que cada vez entrar menos a Twitter a leer y esperara tranquilamente los 3 resúmenes diarios, que por supuesto se autopublicaban en mi cuenta de Twitter.

¿Qué podemos esperar de esto? 

A primera vista me parece algo bastante consistente con los últimos movimientos de Twitter, sobre todo después de su rediseño:

  • Twitter como red de noticias: el #Descubre de Twitter no sólo es más claro y manejable para los recién llegados. Facilita el encontrar temas de moda y lo hace de una forma bastante más visual.
  • Un poco más alejado del tiempo real: con cierto nivel de following se hace difícil seguir lo importante sin acabar perdido en el mar de Tweets. Poder echar un vistazo a lo más relevante en tus contactos (vamos, una especie de Trending Topics personalizados para cada usuario) sería perfecto. Y eso se parece bastante a lo que hace Summify.
  • Content Curation: relacionado con lo anterior, si es en Twitter dónde se comparte gran cantidad de información, ¿por qué no usar esa inteligencia para recomendar contenidos? Son muchos los que ya usan esto para mejorar sus algoritmos (Zite o Flipboard, pero también el propio Summify) así que no sería mala idea que el propio Twitter se encargara de ello.

Ahora viene lo malo: se acabó el poder abrir nuevas cuentas de Summify, al menos de momento. Y empiezan a surgir las dudas de qué pasará con la agregación de otros servicios ajenos a Twitter (Reader y Facebook). Veremos.