5 años de MyStarbucks Idea

My Starbucks Idea
My Starbucks Idea

Si hay una empresa que se repite en casi todas las presentaciones sobre las maravillas de los medios sociales esa es Starbucks: ya sea por su programa de fidelización gamificadoel tamaño gigantesco de su comunidad o las interacciones con la misma (aunque sigo sin entender cómo se interactúa “uno a uno” con más de 3 millones de personas).

Entre la miríada de iniciativas se encuentra My Starbucks Idea, la comunidad de innovación abierta de los clientes de Starbucks (llevo inscrito tiempo, más que nada por curiosidad).

Varias cosas que me gustaría comentar:

  • A día de hoy se sigue usando como ejemplo en muchas presentaciones y cursos. Junto al outlet de Dell. Por un lado me invade la nostalgia: parece que fue ayer cuando estas cosas eran novedosas y parecía que iban a cambiar el mundo. Por el otro lado me invade la autocrítica: actualicemos las presentaciones, leñe.
  • En general se vende como un éxito: más de 150.000 ideas propuestas en 5 años. Pero…
  • Tan sólo 277 se han llevado a la práctica: el 0,18%.
  • Ojo, que esto no tiene que ser necesariamente malo: habría que evaluar el impacto que han tenido esas 277 ideas y tener en cuenta que hay clientes dispuestos a pasar el rato dando ideas para Starbucks y votando las de otros (2 millones de votos emitidos)

En la infografía se pueden ver más detalles y ejemplos concretos.

Infografía Starbucks

Fuente: Starbucks Melody.

Mi impresión general es que más que el valor de las ideas en sí (como decía, 277 en 5 años, con una tasa de “éxito” del 0,18% no es que suene como para tirar cohetes, aunque tampoco soy un experto en el tema) lo que busca Starbucks es involucrar a los más cercanos a la marca, y contar con un laboratorio de análisis impresionante: ¿cómo reacciona la gente a las propuestas? ¿de qué se habla más? Poder analizar una comunidad como esta tiene que ser casi como sacar petróleo: duro, pero muy valioso.

P.d.: Y todo esto sin contar con la imagen de innovación que se transmite.

 

Control en la era del trabajador del conocimiento: ¿tiene algún sentido?

Siempre que hablamos de productividad, control del tiempo del empleado y otro tipo de historias aparecen de forma recurrente 2 temas: el teletrabajo y el control de accesos a sitios de ocio en la red (redes sociales, blogs,…) o cualquier otro tipo de programas (buscaminas y solitarios de esos)

El genérico término de “trabajador del conocimiento” implica una serie de cosas importantes: no se trata generalmente de tareas exentas de creatividad, de ciertas de dosis de inspiración, que son difícilmente medibles. No se trata de trabajo fácilmente cuantificable en unidades por hora (¿has hecho hoy 3 análisis web en dos horas y has contestado 12 mails? Yupi!) y en gran medida el trabajo que se saca depende de la motivación y del afán de superación del empleado. De la persona en cuestión.

Obreros en la fábrica
No, el trabajo que hacemos ya no es de cadena.

Saco este tema ahora por dos cosas: dejé en borradores un post sobre la decisión de Yahoo! de acabar con el teletrabajo, y antes de ayer mantuve una interesante conversación con un buen amigo de la infancia. Trabaja en una pequeña empresa abulense (menos de 5 empleados) como diseñador y hace poco le instalaron un programa para controlar “lo que hace y que incremente su productividad”.

Continue reading “Control en la era del trabajador del conocimiento: ¿tiene algún sentido?”

El arte de la gestión de proyectos

Mi compañero Javier Ordás realiza una interesante reflexión sobre la gestión de proyectos.

Lo que cuenta aplica a cualquier proyecto: ya sea en online, en offline, en medios sociales o en asociales. Pero sobre todo aplica a aquellos proyectos con cierta continuidad en el tiempo.

La mayor parte de los que podemos considerarnos “trabajadores del conocimiento” (categoría algo ambigua, pero que para mí engloba a casi todos los que nos encontramos en el sector de servicios profesionales y no trabajamos en tareas “físicas”) nos enfrentamos a los mismos retos.

Una mezcla de arte, ciencia y organización. Y todo debe estar equilibrado. Una organización excesivamente férrea nos lleva a mecanizar el trabajo, perder espontaneidad e impulso innovador. Los síntomas tardarán en aparecer, porque si la organización es eficiente el trabajo saldrá solo. Lo importante, lo que se perderá, es la chispa que hace brillar el trabajo, la emoción que hay que transmitir. Para emocionar al cliente hay que sentir y vivir las cosas, no sólo aplicar fórmulas de eficiencia.

Aprender a contar con las personas. Es una verdad reconocida que en todo proyecto, por buena pinta que tenga, hay cierta dosis de “mierda”. Se puede aderezar y matizar: pero está ahí, y creo todos sabemos de lo que hablamos. A la mayoría nos entusiasma la parte creativa, la parte en la que analizamos la información a cierto nivel, pero la parte tosca, la parte en la que se pican datos a mano o en la que se colocan y recolocan los gráficos que no quedan bonitos, se cambian las tipografías o cualquier otra cosa tediosa es parte del proyecto. Cuando toda la parte tediosa recae en el mismo le desmotivamos. Y cada persona es importante. Suena a venta de moto o “buenrrollismo”, pero un equipo unido, coordinado y que “se quiere” trabaja mucho mejor. Se organiza de forma natural, crea arte porque siente que lo hace importa.

Pero no podemos olvidar al cliente. No sólo porque sea el que paga o el que decida la continuidad o se alegre o se entristezca. Es porque hacemos las cosas para algo. Y una parte muy importante de ese algo es el cliente, que tiene unos objetivos propios.

Lo que cuento aplica sobre todo a proyectos B2B (que es lo que realmente conozco bien, o al menos “casi” bien) en servicios, en buena parte, “intangibles”. Pero creo que la mayor parte se podría aplicar a casi cualquier trabajo que no sea puramente mecánico. Necesitamos trabajar con otras personas, “emocionar” a personas (del equipo y de fuera), organizar el trabajo para que no nos ahogue, ser rentables y ganar dinero (no se vive del aire) y pasarlo bien. Que no es, en ningún caso, lo de menos: si no lo pasamos bien, no podremos emocionar a nadie.

P.d.: Segundo post desde el iPad. La verdad es que si no pongo enlaces ni imágenes me ayuda con esto de los posts rápidos, porque elimino la pereza del portátil.

Estrategia de contenidos y el rediseño de Facebook: un par de posts

Hoy he publicado un par de posts (escritos en realidad hace una y dos semanas respectivamente) que en el fondo están bastante relacionados.

  • El último rediseño de Facebook y las implicaciones que tendrá en las páginas de empresa, en Mis Apis por tus Cookies
  • La importancia de una estrategia de contenidos en Marketing Semanal . Post escrito en parte para “promocionar” mi curso de Foxize.
  • Ambas cosas relacionadas como decía: porque no se puede dejar tanto control en manos de terceros, al menos no si no queremos llevarnos desagradables sorpresas.

    En otro orden de cosas, esta es la primera (seguramente la última) entrada que escribo desde el iPad: aunque comprara un teclado, no es lo mismo. Sí, se escribe bastante bien, pero buscar enlaces, copiar, pegar y otras tareas mundanas son bastante más incómodas. Vamos, se puede, pero se pierde más tiempo.

    Amanda Palmer en TED: el arte de pedir

    No soy especialmente melómano (un poco megalómano sí, pero eso es otra historia), pero la primera vez que escuché a The Dresden Dolls sentí algo único: no pude dejar de repetir una y otra vez en mi viejo pc The Time has Come o Coin Operated Boy. No tengo claro cómo llegué a esos temas, pero creo que  fue gracias a soulseek.

    Descargué lo más rápido que pude los discos completos y casi sin darme cuenta me convertí en un fan. Cuando un tiempo después vi que daban un concierto en Madrid no dudé en estirar mi sueldo de pobre becario de la época (me fallan las fechas, pero creo que todo esto fue entre 2004 – 2006) y comprar un par de entradas: como nadie de mi círculo conocía el grupo tuve que invitar para tener compañía.

    Cuando acabó, compré dos posters (que hasta el año pasado se quedaron acumulando polvo en casa de mi madre, porque cambiaba demasiado de ciudad como para llevarlos conmigo) y una camiseta que todavía tengo.

    ¿A qué viene todo este rollo? Básicamente que es (así a ojo) en el grupo en el que más dinero he invertido (2 entradas a 20 euros, 2 posters a 10 y una camiseta a 15, darían un total de 75€ si no me falla la memoria con las cifras) y nunca he tenido que pagar por una sola canción suya.

    No me meteré en reflexiones sobre modelos de negocio, piratería y demás (esos temas se los dejo a Gonzalo Martín), pero tras ver la intervención de mi querida Amanda en TED y la brutal campaña de Kickstarter en la que superó el millón de dólares de recaudación creo que tiene sentido pensar que hay otra forma de hacer las cosas, y que buscar la conexión emocional con los fans (no los de Facebook, los de verdad) tiene todo el sentido del mundo.

    Os dejo con la charla, emotiva y sentida donde las haya. Que aproveche.

    Enlazo a Versvs, que hizo aquí una mención medio oculta a los amigos. Fue un placer descubir que también era fan.

    AdWords Express: ¿intermediación u oportunidad?

    El pasado jueves me pasé por un evento de Google Adwords Express, que no es otra cosa que la simplificación de AdWords. No es que el producto sea nuevo, pero el debate surgido en Twitter me obliga a escribir el post. Para dar un poco de contexto, empezamos hablando un poco de AdWords y Express.

    Adwords es la vaca lechera de Google (adaptado de Overture, que usaba Yahoo! y que terminó comprando en 2003): una de las claves de su éxito fue (y es) “destapar” toda una demanda latente de pequeños anunciantes que podían acceder a anunciarse en el buscador por palabras clave, en momentos bastante cercanos a la compra.

    La teoría funciona: Google pone la plataforma, la larga cola de anunciantes accede a la plataforma y gestiona sus campañas. No hacen falta cientos de miles de empleados creando y gestionando las campañas, y como son anuncios de texto es bastante fácil que cada empresa gestione su propia publicidad.

    Pero la realidad es tozuda y algo cruel, y resulta que no es tan fácil. Por algo hay certificaciones, agencias, freelances… Que viven de gestionar y optimizar AdWords, ya sea para grandes empresas o pymes. Al final, es demasiado complejo para la mayor parte de la gente.

    AdWords Express es una simplificación radical: las palabras claves son automáticas, las pujas también, los anuncios se muestran sólo a gente cercana, no se necesita página web,…

    Aquí van las principales diferencias:

    Diferencias entre AdWords y AdWords Express
    Diferencias entre AdWords y AdWords Express. Fuente: Google

    Un poco “Blue Ocean Strategy“: quito unas cosas, simplifico y añado alguna.

    Como movimiento para Google es sin duda bueno, porque:

    • Acceso a nueva demanda. ¿A cuántas empresas les echa para atrás la complejidad a la hora de invertir algo en SEM? Aquí probar no puede ser más fácil. Además, la pregunta del millón:  ¿cuántas pymes siguen sin tener página web?
    • Se eliminan (en teoría) intermediarios. En principio no tendría sentido pagar a nadie para que gestionara la campaña.
    • Más margen para Google. No se optimiza, así que el gasto será casi con total seguridad mayor. Añado que los que optimizan son los que saben, seguramente agencias que se llevan ese margen. Vamos, que simplemente se les quita mercado.
    • Foco en mobile y local. Se orienta a negocios “de toda la vida”: lo local y móvil es importante. Los anuncios se muestran si estás cerca. Perfecto para el móvil.
    • Mayor dependencia de Google. Y esto es lo que originó todo el debate: relacionado con el punto 1, puedes anunciarte sin tener web: ya sea en Google Maps o Google Plus Local. ¿Es esto bueno o malo? Mucho criticamos a Facebook por la poca efectividad de su publicidad, y el sinsentido de gastar dinero para acumular fans en una página que en realidad no es nuestra. ¿Es lo mismo? Creo que no del todo.

    En este último punto empiezan las discrepancias: ¿no estamos dejando nuestra identidad en manos de un tercero, al que además pagamos para que nos lleve tráfico?

    Edgar Sánchez ironizaba con la idea de que todo fuera de Google:

    Debate sobre AdWords Express

    Luego se sumó mi querido Versvs:

    Su argumento me parece correcto, pero como decía antes, un poco incompleto. Estamos obviando una parte de la realidad: muchas pymes no tienen ni acceso a Internet, otras muchas, no tienen web. La barrera para esas empresas es alta: a muchos nos puede parecer obvio, fácil y sencillo comprar un dominio, hosting e instalar un WordPress. Pero a muchos les suena a chino. Si una panadería no tiene NADA, ¿es de verdad malo que tenga una página en Google Plus Local? Con el ejemplo nos responde:

      Y aquí seguimos: ¿de quién es la responsabilidad de la formación? ¿Del empresario? ¿Del que te vende? Aquí ya se suma Wences:

    Wences se centra sobre todo en que no se pueden optimizar las campañas. Cierto, ¿pero normalmente la mayoría de pymes optimizan sus propias campañas o pagan a otros para que lo hagan? ¿Cuántos “chicos malos” (aka timadores) nos encontramos por ahí?

    Por suerte llega Inma Castellanos a poner un poco de orden:

    Básicamente: puerta de entrada.  Es simple, sencillo y servirá de acceso a muchos.

    Aunque hubo algunos tweets más, con estos se resume bastante bien lo que dio la charla.

    Mis conclusiones:

    • Doy la razón a Edgar y Versvs en “el fondo”: toda empresa debe ser independiente. No dejemos nuestra identidad digital en manos de Facebook, Google, LinkedIn o About.me
    • Sigo pensando que hay que ser flexible, mejor una página en Google Plus Local que nada. Ya habrá tiempo de mejorar. Si muchos no hubiésemos tenido nuestro primer blog en Blogger, ahora no tendríamos ninguno.
    • El que no se forma siempre paga un precio. Quizá sea Google el que se lleva ese excedente en forma  de keywords no optimizadas. Quizá sea ese freelance con morro que le vende a precio de oro una web hecha en flash. Pero siempre que vayamos a contratar algo, hay que aprender al menos un poco.
    • Debatir por Twitter es imposible. Sí, una vez más el crédito va para Gonzalo Martín.

    Para otra visión del tema (aunque parecida), Tamara Lucas en Trabajo en una Fábrica: AdWords Express ¿Adiós a las barreras de entrada en SEM?

    Resumen del mes: Océanos azules, Premio de la blogosfera de marketing, Miyamoto y la importancia de los contenidos

    Mantener una regularidad digna me resulta imposible, pero echando la vista atrás, he publicado unas cuantas cosas en el último mes y creo que merece la pena tenerlas recogidas por aquí, para al menos tener un repositorio.

    Presentación Innovación y marketing: en busca de océanos azules

    El día 24 de octubre asistía como ponente al Congreso Nacional de Marketing y Ventas, para hablar un poco de Océanos Azules, con esta presentación:

    Algo más de contexto sobre la misma dejé en el post que escribí en TcBlog.

    Uno de los ejemplos era el de Wii: ahora que sale la nueva consola de Nintendo merece la pena reflexionar, ¿serán capaces de repetir el éxito? Mi primera impresión es que va a estar muy complicado, aunque yo casi tengo decidido comprarla el día de salida.

    Recogida de premios de la blogosfera de Marketing para Mis apis por tus cookies

    Ya que estaba por allí, participé en la mesa redonda sobre blogging y recogí el premio que nos dieron a Mis Apis por tus Cookies.

    Fue un placer conocer a Antonio Matarranz y Celestino Martínez, plata y oro del premio de Tatum.

    En la mesa redonda (que no era redonda, como suele pasar) se trataron temas que son un poco los de siempre: ¿por qué tener un blog? ¿para qué? ¿qué pasa con las críticas negativas?, pero mereció la pena compartir el rato.

    12 citas de Shigeru Miyamoto, en Con Tu Negocio

     

    Aprovechando que Miyamoto recogía su Príncipe de Asturias, rescaté una idea que tenía desde hacía tiempo: escribir un post con algunas frases de Miyamoto que me inspiraran. Las entrevistas que le hacen en Nintendo son auténticas joyas que merece la pena leer con detenimiento: se pueden sacar muchas lecciones de gestión, creatividad y sobre la vida misma.

    El post se puede leer en Con Tu Negocio (soy colaborador en el proyecto), 12 citas que encontré  a base de releer las citadas entrevistas y sitios como Brainy Quote o Vidaextra (las fuentes están enlazadas en el post, por si a alguien le interesan)

    Todas las empresas son empresas de medios, en Mis Apis por tus Cookies

    Dedicado a Gonzalo Martín, que después publicó una contradedicatoria (esto es la contra-contradedicatoria) y aprovechando que David Armano de Edelman sacaba el tema: la comunicación de grandes empresas es cada vez más una mezcla de creación de medios propios y ganados, y menos de pagados (menos publicidad, más generación de contenido relevante y más esfuerzos por incrementar la visibilidad del mismo). Aquí va el enlace para el que lo quiera leer.

    Visto así, me siento mejor: no he dejado pasar un mes sin escribir, como parece mirando la fecha de mi último post.

    ImagenPop Culture Geek

    40 ideas para que tu pyme crezca: eBook colaborativo en el que participo

    Casi dos meses sin escribir y creo que va tocando desempolvar el blog. Mantener un ritmo de publicación “digno” no me resulta nada fácil, entre trabajo, colaboraciones en otros blogs y algo de vida alejado de Internet (poca, eso sí). Por eso aprovecho la publicación del eBook colaborativo “40 ideas para que tu pyme crezca” en el que participo con un post, en el que hablo de los errores típicos que cometen las pymes en redes sociales.

    En el eBook tenemos a gente como Gonzalo Martín, Roberto Heredia, David Ballester, Bartolomé Borrego o Fátima Martínez y cubre algunas de las áreas más importantes de una empresa (estrategia, innovación, marketing o fiscalidad).

    Podéis descargarlo aquí (tanto en PDF, como en ePub y MOBI)

    Disclaimer: El eBook se encuentra dentro del proyecto “Con Tu Negocio” de Movistar Empresas, en el que trabajo desde finales del año pasado.

    Zynga y el ¿ocaso? de los juegos sociales

    Hablar de juegos sociales nos lleva a hablar de Zynga: una de las empresas “insignia” del sector, que con su Farmville (copia de Farmtwon) hizo que unos cuantos perdiéramos unas cuantas horas de nuestra vida.

    Hace unas dos semanas llegaba gracias a Versvs a este post de Ars Technica en el que se hablaba del desplome de las acciones de Zynga: del pico de más de 14$ en marzo a menos de 3$. Los dividendos se quedaban en un centavo por acción, las previsiones estaban en 6.

    Y claro, la caída en desgracia de “una de las grandes” ha servido a muchos para pronosticar el fin de los “juegos sociales”. Paso a paso:

    La caída de Zynga

    Algunos ideas que explican la situación:

    • Dependencia Facebook. A pesar de los intentos de diversificación no parece que hayan sabido ni desarrollar una plataforma propia ni alcanzar un nivel de popularidad semejante en otras plataformas (Google Plus, Yahoo!). Los juegos de Zynga se “venden” todos en la misma cadena de supermercados. Y el que tiene la gran superficie, manda. Facebook no es un socio fiable, ya pasó con The Guardian.
    • Plagios en cadena. Constantes demandas. Desde la lamentable copia de Tiny Tower (en Zynga eran casi 3.000, copiaron a una empresa de 3 personas) al más reciente, y serio, asunto con EA: la inspiración en The Sims era demasiado obvia.
    • Caída en el número de usuarios activos. El camino de “optimización constante” no es suficiente. La innovación basada en mejoras incrementales sobre la misma base y el lanzamiento de juegos similares tiene un límite: la misma idea cansa.
    • ¿Ambiente de trabajo? Por lo que se cuenta, no parece la mejor empresa en la que trabajar.
    • Barreras de entrada bajas. Mecánicas fácilmente replicables, con barreras tecnológicas no elevadas. El volumen y el efecto red parecen la tabla de salvación, pero si han podido desbancar a muchos “pequeños” así, ¿no les acabará tocando a ellos? ¿No acabarán este tipo de juegos convertidos en commodity?
    • Son débiles en el móvil. En esto parecen seguir la estela de Facebook. ¿Por qué? En Quora (sí, de vez en cuando entro por ahí) tienen un hilo muy interesante al respecto. Algunas de las claves son que llegan tarde y son demasiado grandes para ser ágiles. La compra de OMGPop intenta resolver este problema.
    • Dependencia excesiva de Facebook. Volvemos al principio: buena parte de la caída de usuarios se atribuye a que el nuevo diseño de Facebook dificulta la difusión de las notificaciones que tanto usaban los de Zynga. Sin una alternativa real, ¿qué se puede esperar en el futuro?
    Destacaría especialmente el tema de Facebook: el cambio al nuevo Timeline parece haber jugado un papel importante. Y aquí también me llama la atención el papel tan relevante de Facebook como plataforma. Adrián Segovia ha dicho muchas veces que Google es importante porque un cambio en su algoritmo puede hundir negocios. A pequeña escala está pasando lo mismo. Que sea algo creciente o una mera excepción ya es otra historia, pero:

    “Facebook made a number of changes in the quarter,” […] “These changes favoured new games. Our users did not remain as engaged and did not come back as often.”  John Schappert (COOde Zynga, ex-EA, posiblemente despedido).

    Fuente: Eurogamer.

    ¿Juegos “sociales”?

    ¿Es un modelo agotado? En muchas aspectos (si hablamos de los “tipo Farmville”) diría que sí. En otros, pues depende: los juegos sociales (que básicamente lo reducimos a juegos en Facebook) pueden dar mucho más de sí.

    Lo que sí parece agotado es el modelo de optimización perpetua de Zynga: más juegos, con pequeños cambios, lanzados como churros y con una innovación y creatividad casi nula: modelos fácilmente replicables, en los que el componente creativo es mínimo y lo único que importa es optimizar la experiencia para agradar a corto plazo al usuario.

    Tratar a los jugadores como ratones con los que hacer experimentos puede funcionar un tiempo: pero tiene un límite.

    El principal problema es que éstas mecánicas excesivamente simplistas sólo parecen funcionar con los jugadores poco habituales (casual), menos fieles y con un interés generalmente temporal. Curiosa la comparación de Tadgh Kelly en TechCrunch con la crisis de Atari de los 80:

    Long story short, the fundamental problem remains that the business model of social games is hollow because the value it provides is poor. Different providers compete against each other to look good (not unlike most other game sectors), but equivalent value is not the same thing as actual value. That’s the same trap that Atari fell into

    Zynga podría convertirse en otro de esos “blufs”: de ingresos extraordinarios a perspectivas de futuro dudosas. No han sido capaces de desintermediarse, ni de diversificar. Las presiones de salir a bolsa les fuerzan a un ritmo que puede evitar cambios “de verdad”.

    En sectores en los que la creatividad es necesaria, dejarlo todo a la “optimización basada en los datos” no parece suficiente: sí, es necesario y positivo, pero sigue haciendo falta un poco de arte.

    Imagenclevercupcakes

    ¿Es el display un fracaso?

    Segmentar, medir, entender al usuario. Todo parece posible, pero seguimos (en gran parte) con una publicidad que no se ajusta a lo que podríamos esperar.

    La promesa de Internet era darnos el anuncio adecuado, en el momento adecuado, a la persona adecuada. Simplemente el display no está en ese punto. Ben Schachter, analista de Macquarie, en Business Insider.

    Hace unos días leía un post totalmente recomendable: The Display Ad Market is in Big Trouble.  Una de esas lecturas que me encanta, aunque sólo sea porque confirma lo que pienso (todo un peligro en sí mismo): la publicidad display no funciona, no sirve.

    Ni le gusta al usuario, ni le sirve al anunciante, ni el soporte consigue una rentabilidad digna. En un entorno de abundancia podemos elegir: y la mayoría queremos evitar los anuncios.

    Algunas señales

    Cada vez que leo quejas y exigencias en torno al ROI en medios sociales siempre me hago la misma pregunta: ¿lo habéis comparado con lo que gastáis en banners? ¿No tiene más valor atraer a alguien y ganarse su atención que dispararle mientras lee el Marca?

    ¿Culpables?

    Facebook aparece como uno de los primeros: su enorme crecimiento ha traído consigo un incremento de inventario publicitario que ha hecho caer los precios en general (si la oferta de espacio crece más rápido que la demanda el precio cae, lógicamente).

    Pero no sólo Facebook:

    But automated online exchanges, smarter search advertising and a growing skepticism about the effectiveness of jamming ads in people’s faces have also conspired to slash prices and suck profits out of the business. Business Insider.

    El escepticismo puede ser la clave: cuando tienes que servir decenas de millones de impresiones para conseguir una mínima respuesta, cuando la mayor parte de usuarios simplemente ignoran (cuando no se quejan) de este tipo de publicidad, es que algo falla.

    Un exceso de banners es para muchos sinónimo de mal gusto y de desprecio por los lectores, usuarios o clientes. Cuanto más “cutre” es la página, más anuncios (y más intrusivos) nos podemos encontrar.

    ¿Qué ha sido de la idea de una nueva publicidad?

    La promesa era acabar con la publicidad de interrupción, el altavoz y esas cosas, de pasar al diálogo, a una comunicación bidireccional , pero la realidad se impone: nadie quiere construir relaciones sinceras. Demasiado esfuerzo, tiempo, y, sobre todo, un cambio de base difícil de asumir: hay que ser auténtico y dejar de lado demasiados artificios y verdades a medias (o mentiras) que se asientan en años de tradición.

    Al final, cada cual tiene sus objetivos. Unos quieren vender impresiones, otros simplemente vender. Si no hay relación entre ambos, algo acaba fallando:

    “The display ad people are in the business of selling impressions, which may not convert to customers or sales.”  Rich Bergsund, CEO de Wine.com.